sábado, 12 de febrero de 2011

El Show de la Asamblea

Tito Nuñez Silva

Ungidos por el CNE, el presidente llevó a la Asamblea a los nuevos diputados.
Aseguró la mayoría en conciliábulos de la media noche electoral. Hubo negociaciones inimaginables y con el beneplácito de algunos zorrunos adecos también dispuso el porcentaje opositor y decapitó a la disidencia revolucionaria. Armó la orquesta. Consiguió un director de intachable estatura moral, quien tal vez más temprano que tarde entre en contradicciones con el estilo cuartelario que tanto ha combatido desde AD, el MIR, la OR y otras expresiones orgánicas del movimiento popular. Ojalá nuestro respetado Fernando Soto Rojas pueda jugar un rol equilibrado y tan honesto como él, en este momento cuando la calle empieza a anunciar fórmulas de transición política de impredecibles combinaciones.

Desde los días previos a la defenestración de Carlos Andrés Pérez no se había presentado un cuadro tan interesante en la lucha por el poder político. Rumores van y rumores vienen, se acortan las distancias que habían alejado a Diosdado y a José Vicente de la confianza presidencial, hace mutis a cada rato el verdadero embajador de Fidel en Venezuela: Alí Rodríguez Araque. El sector empresarial encumbra renovados cuadros de incansable presencia mediática como Eduardo Gómez Sigala; reaparece con sus resonantes agallas Oswaldo Alvarez Paz. Se detiene la jerarquía militar en los nombres màs fieles al consignismo efectista del LIDER, quien pareciera considerar más importante la inversión en propaganda que en las universidades y en la vialidad. Uniforma a tristes personajes que lo han insultado hasta ponerlo a cacarear en imágenes tragicómicas típicas del perverso humor militar, y deja estancados en grados inmerecidos a quienes no le dan muestras de servilismo.

En el exterior, tanto en nuestro continente como en lejanos lugares, su imagen y credibilidad han mermado en dimensiones alarmantes. Estados Unidos y Colombia han creado lenguajes más sutiles de oposición a sus intereses. Cuba juega con dos manos y dos líderes, uno que se nebuliza naturalmente enmantillado en su prestigio combatiente, y otro de catadura zamarra cuya fidelidad consanguínea le impide apresurar el abrazo definitivo con Obama . Los mitines a los que convoca no son ni la sombra de lo que fueron hasta la mitad de su mandato, la gente del común, como este humilde escribidor, se atreve a decir cosas que antes callaba por respeto, duda o culillo…Esto está en el suelo, compatriotas. Es tiempo de salir a la calle a exigir cambios profundos, como la constituyente originaria.

Lo de ayer fue risible. Las peroratas de los ministros en la Asamblea Nacional nos recordaron tiempos idos, cuando sin duda, engolados y embusteros como Claudio Fermín y David Morales Bello, adustos y almidonados como Caldera, altisonantes como Olavarria, ocurrentes y sabios como el maestro Prieto, rabiosos como Teodoro y Pompeyo, eran muy superiores a los corderos encorralados por Chàvez y el CNE la manipulada noche del 26-S. Ojalá continúe el Show, es más divertido que el payaso de las tardes de Globovisión, y el showman de la media noche de VTV, ahora emparejado con un joven a quien le deseamos mejor destino y quien asoma condiciones superiores a su audaz mentor.

Las universidades no deben retroceder, la incipiente reconstrucción del movimiento obrero debe multiplicar sus acciones y su capacidad de convocatoria, los chavistas críticos serán fundamentales para la conformación de un Frente Social que impulse el rescate de los derechos confiscados por este gobierno. El Show legislativo es una jugada para entretenernos y hacernos creer que esto es una democracia ejemplar. Compartamos la risa, pero desenmascaremos a los payasos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada