jueves, 4 de noviembre de 2010

PREPARAN PLANES EN EL EXTERIOR PARA PERSEGUIR REVOLUCIONARIOS EN VENEZUELA.

EL PERIODISTA Y ESCRITOR ENRIQUE CONTRERAS, JUNTO A DOUGLAS BRAVO, ICONO DE LA REVOLUCIÓN VENEZOLANA, SON ACUSADOS DE SER ENLACES DE GRUPOS TERRORISTAS INTERNACIONALES EN VENEZUELA.

EN EL LIBRO TITULADO “EL PALESTINO” QUE ACTUALMENTE CIORCULA EN EUROPA Y ESTADOS UNIDOS Y CUYO CONTENIDO SE BASA EN INFORMES FALSOS CREADOS POR LA CIA, APARECEN ENRIQUE Y DOUGLAS COMO ACTIVISTAS Y ENLACES DE GRUPOS INTERNACIONALES CALIFICADOS DE TERRORISTAS, CON EL FIN DE DOBLEGAR SUS POSICIONES INQUEBRANTABLES EN EL CAMPO REVOLUCIONARIO E INTENTAR SACARLOS DE CIRCULACIÓN.

ARGIMIRO NARVAEZ

Es bien conocido, que el Colectivo Tercer Camino, cuyas raíces se encuentran sembradas en el PRV-FALN y su brazo legal conocido como RUPTURA, viene aportando en el campo revolucionario, un conjunto de propuestas en el orden ideológico, político y filosófico, para avanzar en los procesos emancipadores de nuestros pueblos.

Se trata de una organización, que ha perseverado en su lucha antiimperialista y que sustentando las tesis de Bolívar, Simón Rodríguez, Zamora y otros revolucionarios latinoamericanos, rompen con el colonialismo ideológico que a través de la vieja URSS y su Partido Comunista, venia amarrando, condicionando y continua atrapando cualquier intento emancipatorio de nuestros pueblos.

Esta posición coloca al Colectivo Tercer Camino, en una SITUACIÓN llena de dificultades, porque para nadie es un secreto, que la izquierda latinoamericana, siempre se ha identificado con el socialismo y la derecha tradicional y moderna con el capitalismo, donde ambas tendencias imponen a través del poder sus criterios y donde niegan, tanto en la teoría como en la práctica, la posibilidad de nuevos caminos que puedan constituirse como alternativas reales frente a estos dos modelos, que sólo han reproducido procesos de dominación, que lejos de emancipar a la humanidad la esclavizan y la someten a sus caprichos, a través de su clase política, que sustenta el poder.
Esta posición de Tercer Camino, los ha colocado como blanco, de ambas tendencias, que ha partir de la segunda guerra mundial decidieron repartirse el mundo, con las variables que hoy, en el campo de la geopolítica mundial se tienen.
Enrique y Douglas, como miembros del Colectivo Tercer Camino, hoy son blanco para tratar de sacarlos del escenario político venezolano, por las posiciones que ese colectivo viene asumiendo. En otras palabras, se les quiere ir acumulando un expediente falso, para tratar de juzgarlos, por considerarlos “peligrosos” ante el orden establecido y para ello, podrían ser sometidos a juicio a través de esa nueva modalidad establecida en la LEY PATRIOTA norteamericana, donde se crean los TRIBUNALES DE CONVICCIÓN.


¿QUE ES UN TRIBUNAL DE CONVICCIÓN?
En el año 2005, el periodista Enrique Contreras y el antropólogo Francisco Prada, publican un libro titulado “NEOCONSTITUCIONALISMO Y GLOBALIZACIÓN”, donde se habla por primera vez y en forma sistemática acerca de la llamada LEY PATRIOTA.
Señalan los autores del libro, que la LEY PATRIOTA, se venia preparando mucho antes de la demolición de las Torres Gemelas, iconos del desarrollo norteamericano. La Ley responde a un nuevo concepto de “Seguridad Nacional” que conlleva “…a la destrucción del Estado de Derecho, a crear de manera arbitraria “nuevos conceptos jurídicos” acerca de la soberanía, estado, seguridad y defensa, es crear una “nueva legitimación” que socava la estructura del sistema judicial y destruye el estado de derecho, pero esto no solamente incluye a los pueblos subdesarrollados, irónicamente también toca al mundo occidental incluido los propios Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, donde sus democracias vigentes han sido rebasadas por sus propias arbitrariedades, colocando a la población civil en débiles jurídicos sin derechos ante el propio estado,” (Pág. 26).

Es en el marco de esta nueva “doctrina jurídica” donde nacen los llamados Tribunales de Convicción, creados por la Ley Patriota, que no tienen nada que ver con los tradicionales tribunales de justicia. Un Tribunal de Convicción, simplemente es un tribunal cuya función es condenar sin derecho a la defensa, a los que considere SOSPECHOSOS de terrorismo, es un tribunal sin rostro, que puede ser nombrado por el Presidente norteamericano, el FBI, la CIA, el Congreso norteamericano, un gobernador de cualquier estado de los EEUU.

Durante noviembre de 2001, el Presidente George W. Bush firmó una orden ejecutiva que establecía las llamadas “comisiones o tribunales militares encargados de juzgar a sospechosos de terrorismo, esas comisiones o llamados tribunales, funcionan hoy día como Tribunales de Convicción.

La Ley Patriota, que se aplica en otros países de Europa e inclusive en América Latina, se encuentra con variados nombres, por ejemplo en Colombia se aplica bajo lo que el gobierno de ese país llama “Seguridad Democrática”, en Venezuela parte de su articulado fue vaciado en las Reformas que le han hecho al Código Procesal Penal. En Canadá bajo el nombre de Estatuto C-42 y podríamos seguir enumerando.

En otras palabras, en el libro “EL PALESTINO”, que por cierto es escrito bajo el seudónimo de Antonio Salas (periodista español), lo que hace es que se empiece a crear el expediente que por “sospecha” y a través de falsos supuestos de la CIA, a los revolucionarios venezolanos y particularmente a Enrique Contreras y Douglas Bravo.

Esta situación la vive hoy, el colectivo Tercer Camino, pero mañana pueden ser otros sectores que continúan perseverando en la lucha por la emancipación de nuestras patrias en toda Latinoamérica.

LUCHAR HASTA VENCER

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada