lunes, 8 de noviembre de 2010

Rosales vs Chávez, el combate que no cesa

Como si fuese guerrillero partisano de la ciudad más importante de la Italia septentrional, ha vuelto el catire Di Martino a convocar sus huestes para ver si en tan sólo treinta días puede recuperar el poder que perdió aquel 12 de Octubre del 2008, cuando su aliado principal en una de sus iracundias políticas peor recordadas, desde la plaza de toro de Maracaibo lanzó esta estocada: “Por mi estaría a pan y agua en una prisión porque es un bandido de siete suelas, un mafioso, paramilitar, vende patria, corrupto y ladrón. Rosales tu sigues siendo la ficha del imperio yanqui; pero no te tengo miedo, desgraciado, bandido, hampón y cobarde".

Desde aquellas anatemas proferidas por la deidad impoluta del proceso, que terminaron expulsando de su comunidad al “hereje” Manuel, nunca antes habíamos tenido la oportunidad de presenciar de nuevo otro combate entre el mal hablado de Santa Bárbara y el lenguaraz de Sabaneta. De manera que aquí nadie se llame a engaño porque la cosa no es entre ventrículos, espadachines o marionetas. Lo del 5D no es en el llano ni en las riberas del Orinoco. El combate es aquí; en estas tierras caliente de calor y marullos, donde el mismisimo comandante ha perdido todas las elecciones desde el revocatorio presidencial hasta las del 26S.

A partir de este 5 de Noviembre y hasta el día del acto electoral, querámoslo o no, los venezolanos presenciaremos la continuación de una confrontación que ha tenido por protagonistas a los mismos personajes; no en balde Mario Isea a pesar de la vergonzante derrota sufrida en las parlamentaria, aparece de nuevo como miembro del comando de campaña del “outsider” de Milán y el primer tonton macoute, dispuesto a desempolvar papeles y expedientes que el derecho de asilo internacional mantiene engavetado, pero que él muy diligentemente en las primeras escaramuzas tratará de restregárselas en la cara a la ex primera dama del Estado.

El que está en el Perú y en Lima también, no podrá venir con el cuento de que “si Eveling no gana es porque perdió”. Él sabe que esta es su oportunidad de oro y tendrá que arreguindase hasta de la chinita para evitar una derrota; que aunque parezca remota siempre es probable, sobre todo en un escenario donde a pesar de contar con más soldados su peor enemigo posee más armas. De tal forma que él también sabe que a partir de este 5 de noviembre lo que está en juego es la reivindicación o no de aquella voluntad popular que se pronunció el 23 de Noviembre del 2008 a favor de su candidatura y que fue birlada por la persecución judicial del que juró no descansar hasta verlo preso.

Así las cosas, es indudable que mientras el país sigue expectante ante la lucha titánica entre el que perdió las elecciones presidenciales del 2006 y el que nunca ha ganado una elección en Maracaibo, de nuevo los maracuchos pondrán la última palabra en este combate que no cesa entre Chávez y Rosales.

zabala.douglas@gmail.com
Twitter @douglazabala

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada