martes, 13 de julio de 2010

DESNACIONALIZACION Y NACIONALZACION DE CHAVEZ Rafael Iribarren


DESNACIONALIZACION Y NACIONALIZACION DE CHAVEZ
Rafael Iribarren Soublette

No dudo de que las nacionalizaciones que Chávez hace ahora de CANTV y EDC se justifican. Estoy de acuerdo con ellas. Se justifican y estoy de acuerdo como con las expropiaciones de los grandes latifundios; de El Charcote, La Vergareña, La Marqueseña, etcétera. A pesar de la retórica demagógica y politiquera chavista; y de la corrupción ineficiencia y anarquía que en mucho han resultado de ellas. Setenta o cien o doscientas mil hectáreas, ociosas improductivas, de La Vergareña por ejemplo o de La Compañía Inglesa, ni siquiera a partir de un dudoso conservacionismo, son necesariamente preferibles a ochenta o equis mil hectáreas mal partidas o enconucadas en posesión de campesinos o pequeños productores.

Si al caso vamos, la ineficiencia y perversión de la gestión privada no es preferible a la estadal. Y en teniendo que optar; siendo el caso; me quedo con la depredación resultado de la acción estadal a la de la privada; ambas condenables y casi nunca ajenas ni independientes la una de la otra; ni demasiado diferentes.

Aparte retóricas e impostaciones los dos discursos sobre nacionalización y privatización, son esencialmente ideológicos; en la práctica y en relación a la gestión y los beneficios e intereses en juego, en general son circunstanciados y oportunistas. La invocación chavista de “la soberanía” y de lo “estratégico” etcéteras para nacionalizar, ahora, y en este caso la CANTV y la EDC; no es mas ni menos ideológica, “pensamiento único”; ni menos pragmática; que la puntofijista de “el mercado” de “ la globalización” y “la necesidad de inversión privada eficiente”. La validez o invalidez de ambos son relativas.

Casos y ejemplos mundial y nacionalmente sobran para sostener tanto que la gestión del Estado ha sido y es superior a la del privado como lo inverso; sobre todo si se va mas allá de una visión economicista y desarrollista de la cuestión. En nuestra realidad y solo ejemplificando; si es cierto que CADAFE era y es un desastre; también lo es que el METRO funcionó y aún todavía funciona relativamente. Muchas empresas del Estado son un caos, ciertamente; pero también fue un caos hasta que se desplomó el Grupo Mendoza; y desde casi siempre lo fue y hoy sigue siendo un caos CONFERRÍS que es una empresa privada. En definitiva, dos relatividades que no permiten conclusiones terminantes. Vale recordar que la larga y costosísima crisis energética vivida en California los años 2000 y 2001 fue precisamente consecuencia inmediata de la privatización de la generación y distribución de energía termoeléctrica en el estado.

Desde el inicio de los ochenta y a partir del “Consenso de Washington” el puntofijismo, aunque internamente conflictivizado, a partir del discurso neoliberal que se impuso, ideología pura y como tal invocado como teología; se lanzó al desmantelamiento del Estado particularmente promoviendo la liquidación de sus principales activos y empresas de servicios y básicas. En general, miles de empresas, pero sobre las principales del sector estadal, servicios y básicas, fueron sistemática y programadamente descapitalizadas precarizadas y arruinadas para luego ser privatizadas y desnacionalizadas a precios de liquidación.

El mecanismo utilizado fue la designación e implementación en ellas, y en general, de directivas y gerencias verdaderamente delictuales cuya concreta y expresa función era quebrarlas, para luego liquidarlas, realmente, rematarlas; siempre o casi con comprador trasnacional predeterminado; y en general vinculado a los liquidadores. Vale recordar por emblemáticas las célebres expresiones de Carlos Bernárdez, siendo presidente del FIV de que Planta Centro era “chatarra” y que la LAV “regalada estaba cara”. Fue una muy larga y conmovedora lista; y vergonzosa; fábricas de cemento empresa navieras y aéreas de silos centrales azucareros, etcétera; liquidadas; programadas sus liquidaciones, de empresas eléctricas y de agua; y en la mira, PDVSA PDV-MARINA PEQUIVEN ALCASA INTERALUMINA; etcétera, etcétera."

La invocación chavista de “la soberanía” y de lo “estratégico” etcéteras para nacionalizar, ahora, y en este caso la CANTV y la EDC; no es mas ni menos ideológica, “pensamiento único”; ni menos pragmática; que la puntofijista de “el mercado” de “ la globalización” y “la necesidad de inversión privada eficiente”. La validez o invalidez de ambos son relativas. Casos y ejemplos mundial y nacionalmente sobran para sostener tanto que la gestión del Estado ha sido y es superior a la del privado como lo inverso; sobre todo si se va mas allá de una visión economicista y desarrollista de la cuestión.

En nuestra realidad y solo ejemplificando; si es cierto que CADAFE era y es un desastre; también lo es que el METRO funcionó y aún todavía funciona relativamente. Muchas empresas del Estado son un caos, ciertamente; pero también fue un caos hasta que se desplomó el Grupo Mendoza; y desde casi siempre lo fue y hoy sigue siendo un caos CONFERRÍS que es una empresa privada. En definitiva, dos relatividades que no permiten conclusiones terminantes. Vale recordar que la larga y costosísima crisis energética vivida en California los años 2000 y 2001 fue precisamente consecuencia inmediata de la privatización de la generación y distribución de energía termoeléctrica en el estado.

Desde el inicio de los ochenta y a partir del “Consenso de Washington” el puntofijismo, aunque internamente conflictivizado, a partir del discurso neoliberal que se impuso, ideología pura y como tal invocado como teología; se lanzó al desmantelamiento del Estado particularmente promoviendo la liquidación de sus principales activos y empresas de servicios y básicas. En general, miles de empresas, pero sobre las principales del sector estadal, servicios y básicas, fueron sistemática y programadamente descapitalizadas precarizadas y arruinadas para luego ser privatizadas y desnacionalizadas a precios de liquidación.

El mecanismo utilizado fue la designación e implementación en ellas, y en general, de directivas y gerencias verdaderamente delictuales cuya concreta y expresa función era quebrarlas, para luego liquidarlas, realmente, rematarlas; siempre o casi con comprador trasnacional predeterminado; y en general vinculado a los liquidadores. Vale recordar por emblemáticas las célebres expresiones de Carlos Bernárdez, siendo presidente del FIV de que Planta Centro era “chatarra” y que la LAV “regalada estaba cara”.

Fue una muy larga y conmovedora lista; y vergonzosa; fábricas de cemento empresa navieras y aéreas de silos centrales azucareros, etcétera; liquidadas; programadas sus liquidaciones, de empresas eléctricas y de agua; y en la mira, PDVSA PDV-MARINA PEQUIVEN ALCASA INTERALUMINA; etcétera, etcétera, junto a muchas otras como ASTINAVE LAV y VIASA y AVENSA, emblemática y delictualmente quebradas desmanteladas y luego liquidadas y desaparecidas; programadamente; CANTV y SIDOR, puestas igual delictual y programadamente en rojo; y finalmente rematadas; éstas no hechas desaparecer sino privatizadas y desnacionalizadas; siempre por el puntofijismo. Pero igualmente la EDC fue gerenciada delictualmente durante años; no para liquidarla; no les fue necesario siendo ya privada; sino para, con la complicidad oficial, mantener una estafa tarifaria contable y financiera permanente, tanto al suscritor en general y como en concreto a sus accionistas “minoritarios”.


La CANTV fue privatizada y desnacionalizada en 1992; hace 14 años; SIDOR fue igual privatizada y desnacionalizada en 1998; hace 8 años. Mientras que la EDC, siendo ya privada, fue desnacionalizada en el 2000, hace 6 años. Dicho en otros términos; de la telefónica 7, el 50% de esos 14 años ha estado desnacionalizada fue bajo el gobierno de Chávez; de la siderúrgica, el 80% ha estado desnacionalizada igual bajo este gobierno; y, la EDC fue desnacionalizada por Chávez y toda su desnacionalización, el 100%, ha transcurrido en su gobierno. "

Y junto a muchas otras como ASTINAVE LAV y VIASA y AVENSA, emblemática y delictualmente quebradas desmanteladas y luego liquidadas y desaparecidas; programadamente; CANTV y SIDOR, puestas igual delictual y programadamente en rojo; y finalmente rematadas; éstas no hechas desaparecer sino privatizadas y desnacionalizadas; siempre por el puntofijismo.

Pero igualmente la EDC fue gerenciada delictualmente durante años; no para liquidarla; no les fue necesario siendo ya privada; sino para, con la complicidad oficial, mantener una estafa tarifaria contable y financiera permanente, tanto al suscritor en general y como en concreto a sus accionistas “minoritarios” .

En el 2000 la trasnacional AES de turbia y conocida historia de estafas y quiebras; de negocios de ocasión para la fácil extracción de beneficios sin inversión; incluso señalada de vinculación con la CIA; en conocimiento y aprovechando los efectos de la privada y mayormente criolla gerencia delictual de la EDC; los efectos en sus accionistas “minoritarios”; “minoritarios” pero cerca del 65%; lanzó su “oferta hostil”, su compulsiva e impactante “Oferta Pública de Acciones”, (OPA); a los accionistas de la eléctrica; que, ante una Directiva metida en su propia trampa gerencial, quedaron solo pendientes de si el gobierno, tratándose de la desnacionalización de la principal empresa de servicios del País, y como exige la ley vigente, la autorizaba o no.

Entonces, el autosuficientemente Chávez autorizó la compra de la EDC por la AES; o sea autorizó o sea avaló o sea apoyó su desnacionalización; la compra del mas de 70% de sus acciones por una trasnacional norteamericana. A pesar de que lo que, en tal caso, correspondía en defensa de los intereses de los suscritores y de los accionistas “minoritarios”, era intervenir la empresa; y en tal caso estatizarla siendo “estratégica”, tanto entonces como hoy lo es. Pero y a diferencia de la negativa actual a la OPA del mejicano Slim de su pretensión de compra de las acciones de VERISÓN en CANTV; Chávez autorizó y avaló la desnacionalización de la eléctrica; a pesar de que entonces eran, para las eléctricas, por lo menos igualmente válidas las razones actuales para negar la venta de acciones de la telefónica al mejicano.

Incluso, mas válidas entonces las actuales razones; primero, porque al fin y al cabo en la CANTV las acciones, minoritarias, de una trasnacional pasarían a propiedad de otra trasnacional; y segundo, porque la EDC no es solo de la Electricidad de Caracas sino además varias eléctricas locales; pero sobre todo porque incluye toda la capacidad disponible de suministro, absolutamente estratégico, de energía y vapor al complejo refinador mas grande del Mundo, el de Amuay y Punta Cardón en Paraguaná, al cual sirve la Planta de GENEVAPSA, que siendo entonces propiedad de la EDC pasó a serlo de la trasnacional AES a partir de la desnacionalización de aquella que Chávez avaló y autorizó en el 2000.

Luego seguiremos tratando la cuestión; tanto en relación al nuevo contexto en que se inserta la nacionalización y estatización de la CANTV; aparte de la perversión en que previsiblemente se incurrirá de aplicarle el modelo de “empresas mixtas” al complejo telefónico que se conformará con la telefónica nacionalizada y estatizada la nueva empresa CVGTELECOM y el cable submarino que se construirá “con Cuba”; un proyecto evidente y indiscutiblemente estratégico; como en relación a la muy curiosa y mas significativa no-nacionalización de SIDOR; cuya nacionalización por el contrario obviamente tocaría igual o mas por estratégica; sobre todo con el incremento previsible inmediato de la demanda nacional y mundial de acero.

Naturalmente cabe preguntarse sobre por qué y cómo ahora luego de 8 años de gobierno es que se tiene conciencia o disposición sobre lo estratégico de las empresas que se nacionalizan y estatizan. Y sobre porqué unas sí, CANTV y EDC; mientras que otras no, SIDOR, varias eléctricas locales; pero sobre todo porque incluye toda la capacidad disponible de suministro, absolutamente estratégico, de energía y vapor al complejo refinador mas grande del Mundo, el de Amuay y Punta Cardón en Paraguaná, al cual sirve la Planta de GENEVAPSA, que siendo entonces propiedad de la EDC pasó a serlo de la trasnacional AES a partir de la desnacionalización de aquella que Chávez avaló y autorizó en el 2000.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada