sábado, 3 de julio de 2010

LOS ALIMENTOS PODRIDOS ( P U D R E V A L )

LOS ALIMENTOS PODRIDOS:
¿DONDE ESTABA EL NEGOCIO?
(LO QUE NO SE HA DICHO SOBRE LOS ALIMENTOS DESCOMPUESTOS)

Hasta ahora todos los que han denunciado, el caso de los Conteiner con alimentos vencido (tanto del gobierno como de la oposición ),sus denuncias han girado solo en torno a lo secundario como quien lo compro, cuantos kilómetros de carretera abarcan los Conteiner , el número de hogares que podían ser alimentados o simplemente el valor o peso de los mismos.
Nadie que hasta ahora sepamos, ha hecho mención a lo más importante del caso: cuál era el negocio de traer alimentos y dejarlos perder.
A quien se le ocurre gastar miles de millones de dólares comprando alimento, para dejarlos perder y no venderlos.
Todo el mundo habla de la comida perdida, pero nadie menciona las ganancias que se obtuvieron precisamente por dejar perder la comida.

En todo crimen la pregunta clave es: ¿A quién beneficia el crimen?
Hoy todos sabemos quién es la víctima: La población que no recibió los alimentos. Pero, y el criminal ¿como se beneficio? Es Luis Pulido el nuevo chinito de CADIVI.

Veamos cómo se desarrollo el crimen y en qué consistió el negocio y veremos que Luis Pulido y la presidenta de MERCAL son solo los chinitos de RECADI DEL SIGLO XXI y porque dejar abandonados los alimentos era el gran negocio.
La mayoría de los Conteiner encontrados con alimentos descompuestos son alimentos comprados durante la crisis del 2008, cuando el precio del petróleo llego a los 150$ por barril y todo se solucionaba a realazo. En ese momento fue la gran oportunidad para la demagogia y el populismo, pero sobre todo para los grandes negocios a nombre del pueblo en un país que según el presidente de la republica estaba blindado contra la crisis. Pero, así como el barril de petróleo estaba a 150$, la tonelada de leche llego a costar hasta 7500$/ton. (Hoy ese precio es de $3.950 por tonelada para entregas en setiembre 2010. Mercado de Nueva Zelandia)

Según las informaciones de prensa “PDVAL”, es la que comercializa los productos pero es BARIVEN (ambas filiales de PDVSA) la que ejecutaba las compras internacionales. Se manejó en el periodo un presupuesto de 2.000 millones de dólares para importar alimentos. Precisamente en el 2007, la ex ministro de Comercio de Cuba, Bárbara Castillo Cuesta, pasa a ser la secretaria ejecutiva del Centro Nacional de Balance de Alimentos, CENBAL, en Caracas, creado para la importación y distribución de alimentos en Venezuela.
Este centro es precisamente el organismo de donde se “recomienda” con carácter de orden, que y cuanto alimento debe importar Venezuela. Esta “recomendación” sigue una cadena desde la Vicepresidencia de la Republica, Ministerio de Agricultura y Tierra que otorga las licencias, hasta llegar a BARIVEN que ordena las compras, estas son recibidas y distribuidas por PDVAL una vez que Bolivariana de Puerto (empresa mixta cubano- venezolana), SENIAT, etc., dan el visto bueno a la mercancía.

Tomemos el ejemplo de la leche. Las importaciones del sector privado en un año, rondan las 70.000 toneladas, no sabemos cuánto trajo el gobierno en ese periodo, pero saquemos una simple cuenta. Según algunos voceros oficiales declaran que hubo importaciones por encima de 100 mil toneladas para arroz y leche en polvo. Tomemos sencillamente esta cifra 50.000 toneladas de leche y calculemos que “supuestamente” se compraron en el exterior en el periodo a 7.500$ /ton. Esto nos da la cifra de 350 millones de $.
“Según el informe operacional de Pdvsa 2008, la red tenía capacidad para almacenar 499.358 toneladas de alimentos; pero en 2008 la cadena social importó 761.000 toneladas; es decir, un 52% más de lo que puede almacenar”.(Aristimuño Herrera & Asociados/Panorama)

¿Por qué conscientemente se importo más de lo que se podía almacenar? Porque ahí estaba el negocio.
Y aquí viene la ejecución del crimen. Supongamos que el funcionario Elias Jaua, George Kabboul (BARIVEN) o cualquier funcionario público o privado de hacer las compras en el exterior reciben la licencia y orden del gobierno para importar 10.000 Ton de leche, lo que representan un negocio de 75 millones de dólares. Que hace este funcionario, exactamente lo mismo que se hizo cuando RECADI. Se pone de acuerdo con el proveedor para que le facture 10.000 ton, pero con el acuerdo de que solo se despachen 2000 ton. De esta manera salen al exterior 75 millones de $, quedando una ganancia en este solo negocio en el orden de 55 millones de dólares.
Saquemos la cuenta a cuánto asciende la estafa en el 2008 cuando se produce el grueso de esas importaciones. Según PDVSA se importaron 761.000 toneladas, pero se tenía solo capacidad de almacenamiento para 499.358, esto nos da una idea de que se podían perder 261.000 toneladas que no tenia donde almacenarse. Se alegara que había una rotación en el almacenaje por la entrada y salida de mercancías, pero el hecho real es que hasta hoy han aparecido por lo menos 122.000 toneladas de alimentos descompuestos. Imagínense cuánto dinero quedo a los implicados en semejante estafa. Si en 10.000 de leche pueden quedar 55 millones de dólares, cuanto quedarían en “por ahora” 122.000 toneladas

¿POR QUE HABIA QUE DEJAR ABANDONADO LOS ALIMENTOS EN LOS PATIOS DE LOS PUERTOS Y ALMACENADORA?

Elemental amigo Watson, si los Conteiner son revisados por el SENIAT, las autoridades portuarias y todos los que tuviesen que ver con la importación se notaria de inmediato la diferencia entre la factura que se le paso a CADIVI y que debió llegar a la agencia aduanera y a las autoridades del puerto respectivo y lo que realmente contenían los Conteiner. Por eso es que en todas las informaciones se mencionan el monto de la cantidad de alimentos perdidos y hasta el valor, pero hasta ahora nadie ha dicho, ni establecido si esas cantidades correspondían a las facturas pagadas por CADIVI. Y nunca se sabrán porque al ser alimentos podridos quién los va a pesar y a comparar con las facturas de esos envíos. En abandonar los Conteiner estaba la clave del negocio. Y más si eran con leche contaminada con melanina de China, que era de menor precio.
Y que no se venga con el cuento de que la mercancía era a crédito, porque todos sabemos que en negocios donde están metidos los burócratas cubanos, así sea a través de Venezuela, en el mercado internacional, existe la norma de que paguen primero, porque la burocracia cubana son como el crimen: NO PAGAN. Total vivieron del subsidio de la URSS hasta 1990, pasaron las penurias del periodo especial hasta que encontraron su nuevo Mecenas. Esa revolución recuerda la comparación que hacia Marx con Francia y el gobierno de Luis Bonaparte en 1851 “ Francia ha pasado ya con frecuencia por un gobierno de favoritas pero nunca todavía por un gobierno de chulos»

Y entonces, quienes son los chivos que están detrás de los nuevos chinitos de RECADI. No podemos establecer como en una novela el orden de aparición en la escena del crimen, pero en esta estafa y fraude mayúsculo tienen responsabilidades mayores que Luis Pulido, el último en la cadena, los siguientes personajes entre otros:
Bárbara Castillo Cuesta, la secretaria ejecutiva del Centro Nacional de Balance de Alimentos, CENBAL. Decidia que importar y qué cantidad, estableciendo prioridades.
Ramón Carrizales, vicepresidente de la republica para la época. Daba la orden
Elías Jaua, suministraba las licencias y permisos de importación y estaba obligado a verificar que se cumplieran con los montos comprados y recibidos.
George Kabboul, presidente de BARIVEN, hermano de Fadi Kabboul,Director Interno de Planificación y Control de PDVSA, ligado al clan de los tristemente celebres hermanos Madail en PDVSA oriente, y a Rafael Ramírez. Es el gran comprador de los alimentos en el exterior.
Juan Carlos Chourio, enviado por Kabboul a cobrar una comisión a la firma exportadora de alimentos Dexton Validsa, Inc., ante la negativa de la empresa al pago de comisión , Bariven, S.A. y PDVSA Services, Inc. (PSI), cancelaron cinco contratos para el suministro de carne de res, pollo y azúcar refinada por un valor de unos $195 millones. Hoy tienen un juicio en Miami, por soborno.
Luis Hernández, representante, de BARIVEN en Brasil. De donde proviene un grueso importante de alimentos con sobreprecio como lo denuncio el equipo de Anticorrupción Interpelación Popular Organizada (AIPO), equipo ligado al entorno del propio gobierno.
Lic. JOSÉ ALBERTO MANZANO DE SANTOS, compañero de curso de Luis Pulido en la Fuerza Aérea Venezolana.
Estos dos últimos personajes están íntimamente ligados a diversa compra con sobreprecio de carne, pollo etc.
Las empresas extranjeras vendedoras de alimentos a BARIVEN, en Brasil, EE.UU, Portugal, Argentina, etc.
Las empresas verificadoras que certificaron cantidades inexistentes.
Los agentes navieros y aduanales privados que sabían de que eran alimentos perecederos y dejaron que su “cliente” abandonara la mercancía. Hoy sabemos todos que este abandono no fue gratis.
Las autoridades de BOLIVARIANA DE PUERTOS que como empresa del Estado y con conocimiento de lo que contenían los conteiner, sencillamente se hicieron los locos. Tampoco este descuido fue gratuito.
El SENIAT que con conocimiento de esas importaciones no hizo nada por intervenir en este caso, como lo hace a menudo en otros casos de abandono de carga, como el helicóptero de la gobernación de Lara.

Como vemos esta estafa mil millonaria no pudo ser realizada sin el concurso y complicidad de los altos funcionarios del Estado venezolano, incluyendo al Presidente de la Republica, a “quien nadie engaña”, según lo declara a menudo repite, e indudablemente el Sr. Rafael Ramírez, presidente de PDVSA y los asesores cubanos en la Vicepresidencia de la Republica y en los puertos y aeropuertos, porque si no se sabía, parte de los alimentos importados vinieron vía aérea.
En que quedara todo esto, en lo de siempre un juicio, unos presos cómodamente instalados en el Helicoide, hasta que el próximo escándalo, opaque esta noticia y nuevos delincuentes salgan a escena, a entretener al pueblo con el circo de los escándalos porque ya el pan se acabo.

Pablo Hernández, 29/06/2010

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada