martes, 27 de julio de 2010

EL SECUESTRO DE LA PIEDRA SAGRADA K U E K A (Abuela)


El Secuestro de la Piedra Sagrada KUEKA (Abuela)
Posteado por Ivan Brito el 26 de julio, 2010

Sigue la lucha para que Kueka pueda volver a estar entre sus nietos.
Al sureste de Venezuela, en el Parque Nacional Canaima del Estado Bolívar, vive el pueblo Pemón, unas 21.000 personas distribuidas en tres grupos lingüísticos Caribe diferenciados: Arekuna, Taure Pam y Kumaracoto. Como la mayoría de las etnias indígenas han padecido procesos de colonización que, lamentablemente, amenazan con destruir su cultura y sociedad. A partir de la década de 1990 y hasta hoy, los Pemón han debido enfrentar las luchas más duras que recuerden en su historia reciente, a saber: la imposición de un tendido eléctrico que atraviesa su territorio y beneficia a las grandes empresas mineras; la amenaza de construir un complejo hotelero de la empresa Turisur en sus tierras; y la eventual aprobación de un decreto que permita la explotación minera y forestal de la Sierra de Imataca, reserva de biósfera única y hogar ancestral de esta comunidad. Por si fuera poco, se ha sumado otro conflicto que afecta dramáticamente a su cosmovisión e identidad cultural: la extracción de la piedra sagrada Kueka (Abuela) por parte del “artista” alemán Wolfang von Schwarzenfeld.

Kueka, piedra sagrada

Según el mito, Kueka era un joven Pemón Taure Pam que fue a buscar a la joven más bella de la comunidad Macuxi, irrespetando las normas establecidas por Makunaima, dios celoso y estricto Pemón, quien decía que los Pemón se debían casar con los Pemón y los Macuxi con los Macuxi. Luego de casarse, huyeron y tras ellos fue Makunaima, quien les encontró y les dijo: “Awarokuruu …Amoro aukowamumo Chokroro tatapiche anapo daro…” (¡maldito eres, vivirás siempre abrazado con tu esposa!). Makunaima sopló al viento esta oración y Kueka y su esposa fueron convertidos en piedra. Hoy la piedra es la abuela y abuelo de los Pemón, quienes reclaman su secuestro desde 1998.

Extracción, violaciones y consecuencias

En 1998, el “creador plástico” von Schwarzenfeld se traslada a Venezuela para seleccionar dos piedras como parte de una instalación escultórica en homenaje a la Paz, denominada Global Stone . Para ello se firma un acuerdo entre el entonces presidente de INPARQUES (ente gubernamental responsable de los parques nacionales), Héctor Hernández Mujica y el Encargado de Negocios de la Embajada de la República Federal Alemana, Hans Peter Pliscka, para la donación de una piedra de jaspe por parte de INPARQUES al pueblo alemán, como aporte a dicho proyecto. Tal piedra es la conocida como Kueka.

La donación violó varias regulaciones que protegen al Parque Nacional Canaima, considerado Patrimonio Natural de la Humanidad por la presencia de los Tepuis – maravillas geológicas únicas – y el Churum Merú – la catarata más alta del mundo -. Podemos mencionar el Decreto 1640 del 5 de junio de 1991: Plan de Ordenamiento y Reglamento de uso del Sector Oriental del Parque Nacional Canaima, que estableció la prohibición de extraer cualquier recurso que pueda romper los ecosistemas e irrespetar la cultura y creencias de los pobladores originarios (artículos 3, 4, 9, 15). De igual forma Hernández desconoció la normativa propia de la cultura Pemón, realizando esa donación a título personal y emitiendo el permiso para su extracción y traslado sin tomar en cuenta a los indígenas. Por su parte, von Schwarzenfeld – pese a conocer el descontento de los Pemón y la petición para que no se llevara la piedra a Alemania – ignoró dicha exigencia, sacando de manera tramposa la piedra del lugar donde los indígenas la habían retenido para que no saliera de su territorio y menos del país. Este individuo alega que la roca es arenisca y por ello no es sagrada, pero para el pueblo Pemón, Kueka se encuentra dentro de esta piedra de casi 30 toneladas y de 12 metros cúbicos.

Desde el punto de vista de la cosmogonía Pemón esto ha significado un gran desastre, como se aprecia en el testimonio del indígena Melchor Flores: “Porque en la Gran Sabana a consecuencia de eso estamos sufriendo muchas cosas, hemos perdido el tiempo del clima, a consecuencia de eso nos estamos enfermando porque los abuelos nos dicen que es una madre Kueka para nosotros. Nosotros sabemos que ella es una madre, entonces a consecuencia de eso estamos viviendo una situación crítica allá en la Gran Sabana: enfermedades, cambio de clima, cambio de tiempo, no sabemos cuando llueve, cuando es tiempo de sol, porque se descontroló completamente”.

La demanda del pueblo Pemón continúa siendo la devolución de su abuela al sitio donde estaba, pues sólo así se remediará la agresión cultural que han sufrido. El gobierno alemán y von Schwarzenfeld no pueden continuar irrespetándoles y deben hacerse responsables por la devolución de la piedra.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada