domingo, 7 de junio de 2009

A Raúl Párica: Así como Derrotamos el Sabotaje Petrolero, LOS PETROLEROS DERROTAREMOS A LOS TRAIDORES BURÓCRATAS DE PDVSA

Por: CCURA Petróleo

Nos acusan de contrarrevolucionarios porque vamos a programas de televisión de medios privados, como si el presidente Chávez no charlara feliz en una entrevista de más de una hora con la periodista Patricia Janiot de CNN, ni concediera entrevistas a El Tiempo de Colombia, Clarín de Argentina, o Globo de Brasil, la BBC de Londres, o El País de España. NOSOTROS ESTAMOS DISPUESTOS A DEFENDER PÚBLICAMENTE LOS DERECHOS DE LA CLASE OBRERA EN CUALQUIER OPORTUNIDAD QUE SE PRESENTE ANTE CUALQUIER MEDIO, Y NO NOS CALLARÁN CON LA CENSURA NI CON CHANTAJES



El viernes 22 de mayo, apareció en la columna de opinión de la página web Aporrea.org, un escrito titulado: “PDVSA es de Los Trabajadores, no de la Oligarquía”, firmado por el ciudadano Raúl Párica (http://www.aporrea.org/regionales/a78246.html), quien se identifica como trabajador petrolero y directivo sindical de Sinutrapetrol. En el artículo, el mencionado ciudadano, que entre otras cosas nunca fue elegido por nadie para instancia sindical alguna, afirma que “Desde hace días atrás (sic) se les veía frecuentar al señor José Bodas y Orlando Chirinos (sic) restaurantes de la capital de la República Bolivariana de Venezuela (Caracas) en compañía de lacayos del imperialismo como Ismael García, Alberto Federico Ravell (Director de Globovisión) y Antonio Ledezma”.

Este disparate es una muestra de verdadero terrorismo mediático, y no es casualidad que la burocracia roja-rojita adopte los métodos canallescos de la comunicación fascista, utilizando una vil mentira para difamar a los luchadores sindicales clasistas de la industria petrolera. Este ataque del señor Párica y la burocracia sindical a la que él pertenece, así como de la tecnocracia gerencial cuyos intereses él representa, normalmente sería indigno de respuesta, pues los trabajadores conocen la probada condición revolucionaria de quienes los hemos acompañado en la primera fila en todas sus luchas contra el golpismo y el fascismo. No merecería una respuesta, decimos, si no se tratara de un peligrosísimo síntoma de los niveles criminales a los que está llegando el sindicalismo patronal de PDVSA, y la de sus amos del tren gerencial de la industria petrolera, en su desesperación por no poder ganarse el apoyo de los trabajadores petroleros ante las próximas elecciones de la federación sindical, la FUTPV. Queda demostrado cómo estos siniestros personajes, quienes no han descartado usar la violencia directa para atacar asambleas de trabajadores recientemente, redoblan sus esfuerzos por intentar liquidar moralmente a los luchadores sindicales revolucionarios, encabezados en la industria por José Bodas.

Estos verdugos de los derechos de los trabajadores, quienes no dudan en reunirse con nuestros enemigos de clase para concertar políticas antiobreras, son incapaces de hacer política en los portones y las áreas de trabajo, debatir democráticamente en asambleas de base, y en su impotencia recurren a sicarios mediáticos como el que escribe la nota firmada por Párica.

Las andanzas de Párica y demás agentes patronales son el resultado de la desesperación. Los burócratas patronales saben que no pueden justificar sus maniobras sucias para suspender las elecciones de la FUPTV, y se saben depositarios del mayor desprecio entre los trabajadores por haberles arrebatado el derecho a dotarse de una representación sindical democráticamente electa este 20 de mayo, con lo cual además se pospone indefinidamente la discusión del contrato petrolero. Tan conscientes estaban los traidores de la indignación que su acción despertaría entre los trabajadores, que se dieron a la tarea de achacar al sindicalismo clasista y revolucionario su repugnante acción. Pero de lejos se les vio el bojote, y mucho más cuando impugnados e impugnadores, ungidos por el presidente Chávez y el ministro Ramírez, se unieron en una única plancha que se autodenomina con el pomposo título de Vanguardia Obrera Socialista, quedando así en evidencia su conspiración antiobrera y antidemocrática.

La persona que escribe el mentiroso artículo, por encargo del propio Raúl Párica o quizás por orden directa de algún gerente corrompido, afirma en forma calumniadora que José Bodas y Orlando Chirino “están comprometidos con la conspiración permanente y en marcha contra el gobierno Revolucionario y su tarea es trasladar las Guarimbas a la industria petrolera”.

Así, en forma sencilla y siguiendo los manuales fascistas y estalinistas, el agente Raúl Párica tiende la coartada para cualquier acción criminal contra nuestros dirigentes. Por esta razón, responsabilizamos a Raúl Párica, a la burocracia sindical petrolera, y a sus jefes políticos, de cualquier atentado contra nuestra integridad.

Nuestra modesta campaña electoral la financiamos con el aporte militante de los trabajadores, quienes apuestan por la autonomía de clase, por el socialismo revolucionario, por una agenda autónoma de luchas, en la que nada tienen que dictaminar los partidos políticos burgueses, ni los empresarios, ni los burócratas del gobierno o PDVSA, ya que no tenemos patrocinantes en la burocracia ni en el empresariado. En cambio, el chiripero sindical armado por el ministro Ramírez no tendrá cómo explicar de dónde sacaron los recursos económicos para pagar un remitido de prensa a página completa que salió publicado el jueves 21 de mayo en casi 20 diarios de circulación regional y nacional. Un sólo remitido de esos vale mucho más de lo que nosotros hemos gastado en toda la campaña de la plancha No. 1. Y el dinero que el sindicalismo patronal paga en esos remitidos alimenta las chequeras de connotados medios privados de comunicación, que se distinguieron en el pasado por ser golpistas.

Deben saber los petroleros y en general todas y todos los trabajadores del país, que en nuestros años de militancia sindical y política hemos aprendido principios y valores, que nos permiten a cada paso actuar con criterios de clase que ningún mequetrefe como Raúl Párica nos puede enseñar. Para nosotros, los directivos y propietarios de Globovisión, tanto como los propietarios y directivos de Televen y demás medios de comunicación privados, son fieles exponentes de la política de la burguesía nacional e internacional. Salir en sus medios de comunicación nunca ha estado ni estará condicionado a mediatizar nuestras posturas políticas. Los petroleros saben claro y raspao que nosotros somos audaces y combativos, que defendimos con uñas y dientes el contrato colectivo en el 2007, incluso enfrentandonos a la policía de Tarek William en Anzoátegui, camarada del mismo partido de Párica. Todos los días le planteamos a los trabajadores que hay que movilizarse y levantarse contra este sistema de explotación, y no precisamente a través de güarimbas, para despojar del poder económico, político y social a los enemigos de clase, es decir a los burgueses, terratenientes, financieros y a todos los explotadores en general. Esa es la verdadera revolución, en ella creemos y por ella luchamos.

Los socialistas revolucionarios luchamos por la expropiación de las empresas sin indemnización, bajo control de los trabajadores, y no pretendemos avanzar hacia el socialismo como plantea el gobierno, comprando empresas y pagando jugosas cantidades de dinero, para hacer una simple sustitución de patronos privados por públicos. No creemos que con empresas mixtas con las transnacionales, ni "alianzas estratégicas con la burguesía", o dándole amnistía a los golpistas, vayamos a construir el socialismo. Y nunca hemos callado esa posición para ganar protagonismo en medios de comunicación estatales o privados. De hecho, por no hacer concesiones a la política gubernamental de alianza con la burguesía, se nos ha cerrado el acceso a VTV y a otros medios estatales, cuya línea editorial es silenciar cualquier conflicto obrero y popular con visos de autonomía.

En cambio, para los burócratas del sindicalismo patronal dejaron de ser golpistas los burgueses que se acomodaron a trabajar con el gobierno. Ahora el presidente Chávez concede entrevistas exclusivas al canal de los Cisneros, que ahora pasó a ser un "aliado estratégico"; banqueros “socialistas” como Víctor Vargas Irausquin aplauden las bondades de la política financiera del gobierno; y hasta se legitima un brazo empresarial en el PSUV, el fulano "Frente Social Empresarial". Por eso se les ve muy felices en programas de varias horas en Televen, o pagando cuantiosas millonadas de bolívares en publicidad a la prensa privada, práctica que además es común a todos los ministerios de este gobierno. Por eso la burocracia sindical del gobierno no defiende con verticalidad a los trabajadores cuando el patrono que los atropella se viste de rojo.

Los socialistas revolucionarios sabemos que los medios privados y estatales tienen políticas editoriales que responden a los intereses de los patronos públicos y privados, y que en consecuencia son enemigos naturales de los trabajadores. Por esta razón reivindicamos a los medios de comunicación populares, autónomos, y comunitarios; y reivindicamos que el 100% del espectro radioeléctrico debe estar bajo control directo de los trabajadores y el pueblo.

Las sucias jugadas de la tecnocracia y la burocracia sindical contra los trabajadores petroleros no pasarán. Si los trabajadores petroleros fuimos capaces de la proeza de derrotar el sabotaje petrolero y participar en la derrota del golpe fascista de abril del 2002, sin duda que sabremos reconocer a nuestros enemigos ataviados de rojo, y propinarles una contundente derrota. Colocando en la dirección de la FUTPV a los dirigentes sindicales clasistas que han sido nuestros más consecuentes voceros, con la movilización y la lucha, los petroleros impondremos el respeto a nuestros derechos más preciados en la nueva contratación colectiva.

Fecha: 25/05/2009
http://radioecos.radioteca.net/leer.php/1626578

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada