sábado, 12 de diciembre de 2009

TRAIDORES, DISIDENTES Y DECEPCIONADOS


Traidores, disidentes y decepcionados

Por Douglas Zabala

¡Carajo! que duro debió ser para nuestro comandante tener que echar todos esos cuentos acerca de las traiciones de sus adláteres más cercanos y no poder dar el ejemplo en público como lo hizo el cristo, cuando látigo en mano echó a los mercaderes del templo.

Como hubiésemos querido todos los chavistas que todavía nos aferramos a los domingos “socialistas y revolucionarios” transmitidos por Venezolana de Televisión, ver al conductor de este proceso dándole aunque sea un ramalazo al que llaman súper ministro y niña de sus ojos.

Aunque sea un sustico hubiese servido para elevar los ánimos camarada Hugo, como lo hizo con el pobre Henry Falcón cuando le centelló aquel tronío: “Si me traicionas te vas a joder tú".

Las lágrimas debieron ser como dos tizones cuando en el último Aló Presidente, se le vino a la memoria el zafarrancho que le armó a su hermano Nacho por lo de la Hummer y otras querencias del zurrapo de la familia. Por eso sería una mezquindad del tamaño del guiso que estos invisibles y altos funcionarios montaron en sus propias narices, el no reconocerle al Presidente la posición que ha tomado una vez que se desbordó el Barco y la pestilencia salio a flote.


Hay que creer en la honorabilidad del que ahora dice confiar en la mayoría de los Banqueros privados y decentes que en este momento le están lanzando salvavidas financieros a los ahorristas estafados; pero eso no evita que recordemos que a los hoy acusados de traidores, las manos les debieron quedar ardiendo en aquellos jugosos tiempos de la última campaña electoral, cuando a todo pulmón y más perdido que el hijo de Lindbergh nuestro comandante, le gritaba al PPT, al PCV y a cuanto militante revolucionario se atreviera a no tragarse por completo su línea: "No sean mentirosos, ustedes no apoyan a Chávez, ustedes tienen sus propios planes contrarrevolucionarios". “Yo prefiero mil veces a un capitalista enemigo político del gobierno, pero allá en la otra acera, a que venga a ponerse boina roja o aparezca por ahí haciendo gestiones: (diciendo que es) ‘porque yo soy del Proceso, yo soy familia de no se quien’… y empieza a hacer negocios y hacerse rico explotando a los trabajadores”. Que esas palabras suyas vayan por delante camarada; pero hasta ahora salvo honrosas excepciones, lo que se ha venido prefigurando como modelo de socialismo del siglo XXI ha sido precisamente esas conductas en casi todos los cargos donde llega un “cuadro revolucionario” a ejercer funciones de liderazgo; sino pregúntese de donde han salido tantos “empresarios socialistas”, llamados por el chavismo de a pie, boliburgueses.

Aquí no habrá que pedir el ejemplo de Fidel, que un buen día mandó a fusilar al General Arnaldo Ochoa por delitos de narcotráfico y traición a la patria; pero algo a de ocurrírsele al dirigente de este proceso, porque precisamente en medio de tantos traidores y tantas explicaderas, lo que todavía no logramos entender son las razones que pudieran existir para que de una buena vez camarada presidente, mande usted a pulverizar a tanto corrupto que amparado en este proceso, está destruyéndole el animo y las ilusiones a la mayoría honesta y chavista que ha comenzado a entrar en disidencia, no por dejar de creer en el socialismo ni en la revolución, sino por ser victima de una decepción tan peligrosa como la sufrida en los tiempos de la cuarta república.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada