miércoles, 29 de julio de 2009

EL TRISTE FINAL DE UN GUERRILLERO


EL TRISTE FINAL DE UN GUERRILLERO

"Comandante" Magoya, hasta ahora no le conocía sus condiciones de polemista y menos de analista político. Su posición y defensa de este gobierno es el fin de todo aquel que jamás se preocupo por el problema de que en una revolución se requiere además de valor, mucha conciencia y formación política. Total ese es el trágico y grotesco fin de toda esa izquierda socialdemócrata, tanto nadar para morir en la orilla, tanto luchar y arriesgar el pellejo para terminar no solo dándole la razón al enemigo, sino concluir al final de sus vidas al servicio incondicional de quienes te persiguieron, te torturaron y mataron a los que una vez llamaste hermanos.
En fin buen viaje comandante Magoya Ud. y para muchos como Ud., hoy flamantes funcionarios públicos la revolución termina en el plato de lenteja, el bozal de arepa con que todos estos "revolucionarios" de ayer cambiaron lo que ellos una vez llamaron revolución e ideales socialistas y comunistas. Me imagino que a la consecución de las cooperativas, becas, subsidios y puestos públicos se reduce el concepto de revolución de estos que una vez fueron compañeros de viaje.

Buen viaje comandante Magoya que al final de sus días, el Estado contra el que Ud. lucho le pague sus prestaciones por los servicios ofrecidos, como vemos Magoya nunca supiste quien era tu enemigo y menos lo que significa una revolución, pero los campesinos del cual provienes están hoy en los barrios, esperando por los Magoyas que les diga si la revolución de la cual hoy eres uno de los beneficiarios, significa algo para ellos. Porque la miseria, hambre y pobreza hoy son mayor que ayer, solo que los muertos "por ahora", no son "revolucionarios" que mueren en los T.O, sino los millares de jóvenes asesinados por mismos cuerpos represivos del pasado, Guardia Nacional, policías, PTJ y ejercito que le aplican la misma medicina que le aplicaron a Honorio, Pancho Alegría, Motilón y otros: Muertos en enfrentamiento.
Sabes cuántos muertos con este procedimiento tiene la "revolución bolivariana, según las cifras oficiales de la fiscalía general: pasan de 10.000, así como lo oyes Magoya, diez mil, algo así como doscientas veces los muertos conjuntos de las matanzas de Cantaura, Yumare y el Amparo. Como lo vez, tu revolución es por lo menos doscientas veces más asesina que la IV república.

En fin "comandante" lo felicito por que el Estado venezolano hoy le reconoce sus meritos y grados, solo que le digo que habrás hecho, de que tamaño la habrás puesto para que tu enemigo te feliciten y te premien. Porque no negaras que este Estado con sus militares bolivarianos que hoy lo dirigen, masacradores del 27-F, formados, entrenados en la Escuela de las Américas y en la Guerra de Centroamérica, por arte de magia se convirtieron en "revolucionarios" y comunistas. Vamos Magoya, se puede ser ingenuo, pero no cínico.

Hoy después de viejo terminas al lado de quienes te persiguieron y combatieron, esto ni es nuevo, ni original desde los años 60 este ha sido el final del camino de toda esta historia desde Pompeyo Márquez y Américo Martin hasta Gabriel Puerta, Ali Rodríguez o Carlos Lanz, total ellos cumple el ciclo de todo político socialdemócrata, ultra radical en su juventud, conservador y reaccionarios recalcitrantes cuando la muerte los empieza a llamar. Total este es un ciclo hasta "explicable" en términos "biológicos", ahora Magoya explícame como anticomunistas y anti guerrilleros furibundos en su juventud, formados para reprimir y asesinar a los pueblos, sirviéndoles a los amos de siempre, explícame Magoya como estos anticomunistas furibundos en su juventud, son hoy revolucionarios y socialistas.

En fin Magoya, tu conversión ni es original, ni es nada nuevo, lo que si queda claro en tu carta que estas presto a combatir con todos los medios al que se oponga, disienta o contradiga la política de tu amado líder. Eso si está claro y te respondo porque esa amenaza velada, somos ya de la tercera edad y si en la juventud no le temimos al enemigo, porque hoy cuando estamos viviendo nuestro tiempo extra le vamos a temer a tus amenazas o las de tu caudillo. No "comandante" ya hemos pasado por todas esas experiencias y hoy podemos decir con orgullo de que desde nuestra juventud hasta hoy hemos mantenido nuestros principios, nuestro comunismo y nuestras posición tal vez con errores y vacilaciones, pero siempre con claridad de nuestro enemigo de clase: la burguesía, el capital y su Estado independientemente del representante político o militar que esté al frente de su gobierno.

No nos consideramos vanguardia de nadie, ni que tenemos mas valor que cualquier hombre o mujer de nuestro pueblo, solo si sabemos de que lado nos encontrara los levantamientos de este pueblo, porque no creas Magoya que este gobierno es invencible, el dinero se acabo, PDVSA esta en el suelo por lo que el combustible que alimento la "revolución" se agoto, por lo que vienes ya lo sabemos: represión y violencia con los de abajo.

Este miércoles 29 de julio tal vez sea una fecha emblemática en este periodo de guerras y revoluciones que anuncia la crisis de reacomodo del capitalismo mundial, este miércoles en Guayana van a ser sentenciados de 5 a 10 años varios obreros metalúrgicos por reclamar sus derechos, esta sentencia junto con la evidente negación de PDVSA de discutir el contrato colectivo puede significar el punto de quiebre de la "paz" obrero patronal y abra lanzado al gobierno en la guerra abierta contra los trabajadores, tal como lo declaro tu amado líder en Guayana en meses pasados. Magoya esta puede ser la chispa que incendie la pradera no es lo mismo reprimir estudiantes, que reprimir trabajadores, aquellos luchan por su futuro y están separados del proceso productivo, en cambio los obreros luchan por su vida, por sus elementales condiciones de vida que depende de su salario, condiciones de trabajo y estabilidad laboral, y Magoyas debes saber que cuando se lucha por la vida la revolución de los trabajadores es posible. Los estudiantes no son un grave peligros para el capital, total con suspender las clases logra enfriar sus luchas, en cambio los trabajadores pueden paralizar el proceso productivo y eso si le duele y afecta a los patronos públicos y privados. Les toca la ganancia y sin ganancias el patrón privado no tiene riquezas y la burocracia pública no tiene de donde robar.
En definitiva "Comandante" Ud. eligió su bando, de la misma manera que una vez eligió ser guerrillero, solo que hoy su bando no tiene nada que ver con una revolución y es lastimoso que al final de sus días Ud. tome las armas para combatir a los que una vez fueron sus hermanos y que hoy como ayer no se han doblegados y mantenemos lo que siempre hemos dicho: bajo el capitalismo, los trabajadores no tienen futuro y lo único honesto y revolucionario en la vida es estar al lado del trabajador; del explotado, del oprimido, ¿hasta cuándo?, hasta la victoria final Sr. Magoya.
Pablo Hernández Parra


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada