sábado, 4 de julio de 2009

Orlando Chirino: “Algo huele mal en el cierre de General Motors Venezuela”






Orlando Chirino:





Valencia 21 de junio de 2009.- Este fin de semana, un grupo importante de trabajadores de la multinacional General Motor de Venezuela, se reunieron con Orlando Chirino para exponerle la incertidumbre que viven más de 3.500 obreros y empleados en la empresa, la cual paralizó su actividades por tres meses a partir del pasado viernes 13 de junio.





“La primera preocupación que me manifestaron los trabajadores, fue que ninguno de ellos recibió un comunicado oficial de parte de la empresa ni del sindicato, explicándoles en qué términos se realiza el cierre por tres meses. Es decir, no existe ninguna garantía que la empresa cancele los salarios y prestaciones sociales durante este período y lo que es peor, el presidente de la compañía ha dejado entrever que tampoco es claro que la empresa reabra operaciones totales en septiembre como se ha anunciado públicamente”.





Orlando Chirino: "lo más preocupante y escandaloso es la actitud de los dirigentes sindicales rojo-rojitos de Sinvesoc".





En segundo lugar, dijo Orlando Chirino, “a los trabajadores les parece sospechoso, que un grupo de aproximadamente 250 trabajadores continúe las labores en la planta de la Zona Industrial de Valencia en un solo turno produciendo los camiones Kodiack y la camioneta Silverado, precisamente las de mayor precio en el mercado. Queda operativa la planta de Mariara que funciona bajo el esquema de cooperativas promovidas por el gobierno, que no es otra cosa que la tercerización y esclavización de los trabajadores. En esa planta se continuarán ensamblando los camiones NPR, NHR, NKR y FVR de gran demanda y alto precios en el mercado nacional. Y también queda operativa la Planta de Post-Venta que queda en Los Guayos al frente de la Autopista Regional del Centro. En esta planta se hace la recepción y distribución de repuestos. Todo indica que la parte del lomito sigue operativa, es decir, en aquellos sitios donde se ensamblan vehículos de alto valor comercial y donde existe mayor súper-explotación de la fuerza de trabajo como en la planta de Mariara”.





“En tercer lugar, la empresa ha presentado un Plan de Retiro, chantajeando a los trabajadores con el argumento de que es posible el cierre de operaciones y que por esa razón es mejor que renuncien voluntariamente ahora antes de que se declaren en quiebra. Gracias a esta política, 250 trabajadores se han aterrorizado y han firmado el arreglo miserable que les ofrece la empresa, el cual no contempla el paro forzoso hasta diciembre de 2009, los aumentos semestrales de salarios de junio y diciembre de este año y otros componentes fundamentales, con lo cual la empresa se termina ahorrando cifras mil-millonarias con esta estafa a gran escala en contra de los trabajadores”.





“Y en cuarto lugar, lo más preocupante y escandaloso es la actitud de los dirigentes sindicales rojo-rojitos de Sinvesoc. Tuve la oportunidad de escuchar la grabación de la intervención que hizo el Secretario General en la asamblea del viernes 19 y francamente uno queda horrorizado. Este supuesto dirigente sindical le dice a los trabajadores que el sindicato tampoco tiene claro bajo qué condiciones se realizará el cierre por tres meses. Luego señala que él no está en condiciones de decirle a los trabajadores si deben aceptar o no la cajita feliz que ofrece la patronal, aunque dice que la situación está muy difícil, dando a entender que lo mejor es que el trabajador acepte esta estafa. Informa que ha tenido varios diálogos con el vice-ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias, quien le ha asegurado desde hace más de tres meses que CADIVI autorizó la entrega de divisas para la empresa, pero que ello no es cierto y que durante este tiempo la empresa cerró el tercer turno, luego el segundo turno y a partir del 19 de junio el primer turno.”



“En tercer lugar, la empresa ha presentado un Plan de Retiro, chantajeando a los trabajadores con el argumento de que es posible el cierre de operaciones y que por esa razón es mejor que renuncien voluntariamente ahora antes de que se declaren en quiebra. Gracias a esta política, 250 trabajadores se han aterrorizado y han firmado el arreglo miserable que les ofrece la empresa, el cual no contempla el paro forzoso hasta diciembre de 2009, los aumentos semestrales de salarios de junio y diciembre de este año y otros componentes fundamentales, con lo cual la empresa se termina ahorrando cifras mil-millonarias con esta estafa a gran escala en contra de los trabajadores”.“Y en cuarto lugar, lo más preocupante y escandaloso es la actitud de los dirigentes sindicales rojo-rojitos de Sinvesoc. Tuve la oportunidad de escuchar la grabación de la intervención que hizo el Secretario General en la asamblea del viernes 19 y francamente uno queda horrorizado. Este supuesto dirigente sindical le dice a los trabajadores que el sindicato tampoco tiene claro bajo qué condiciones se realizará el cierre por tres meses. Luego señala que él no está en condiciones de decirle a los trabajadores si deben aceptar o no la cajita feliz que ofrece la patronal, aunque dice que la situación está muy difícil, dando a entender que lo mejor es que el trabajador acepte esta estafa. Informa que ha tenido varios diálogos con el vice-ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias, quien le ha asegurado desde hace más de tres meses que CADIVI autorizó la entrega de divisas para la empresa, pero que ello no es cierto y que durante este tiempo la empresa cerró el tercer turno, luego el segundo turno y a partir del 19 de junio el primer turno.”“Es escandaloso que el Secretario General ante un cierre de tres meses, diga que no tiene conocimiento de la situación, que induzca a los trabajadores a negociar con la empresa para retirarse y que reconozca que desde hace tres meses le vienen cerrando los turnos y no haga absolutamente nada. Pero eso no es todo. Luego manifiesta que el presidente de la compañía le ha informado que tiene un pote para pagar salarios, pero que apenas se acabe no habrá más pagos. Y ante la propuestas que plantean los trabajadores de hacer paro de protesta como en Chrysler o tomarse la empresa, responde que en esa otra multinacional los trabajadores efectivamente pararon pero la empresa no resolvió las demandas de los trabajadores y que tampoco tiene sentido tomarse la empresa en esta oportunidad para defender el empleo, la estabilidad, los salarios y las prestaciones de los trabajadores, ya que es la misma empresa la que está cerrando.”





“El que tenga ojos que vea. Aquí están retratados de cuerpo entero los que se rasgaban las vestiduras el año pasado diciendo que eran revolucionarios. Hay que recordar que en aquella oportunidad paralizaron la planta en forma inconsulta, para defender el cupo de carros para la junta directiva del sindicato. Pero ahora que están en juego los intereses de 3.500 trabajadores, entonces no les interesa hacer paros ni tomarse la empresa como en aquella oportunidad. El tiempo, desgraciadamente nos ha dado la razón. Tenemos al frente a unos seudo-dirigentes que sólo defienden sus privilegios, pero nunca los derechos de los trabajadores”, recalcó Orlando Chirino.Renovar la plantilla laboral para incorporar trabajadores de salario mínimoAl decir de Orlando Chirino, el trasfondo de este cierre es “aterrorizar a los trabajadores, lograr que muchos de ellos acepten la miseria que les ofrece la empresa y renovarlos a corto plazo con trabajadores de salario mínimo”. Explicó Chirino que en la anterior convención colectiva, los trabajadores que recién ingresaban como fijos a la empresa en menos de un año alcanzaban los salarios de los trabajadores antiguos. "Ahora, gracias a la labor de destrucción del contrato por parte de los supuestos dirigentes revolucionarios de Sinvesoc, un trabajador ingresa con salario mínimo y sólo al cabo de dos años y medio logra alcanzar los salarios del personal antiguo.”“Esta claro que la empresa persigue renovar la plantilla, despidiendo trabajadores antiguos para luego reemplazarlos por personal nuevo de salario mínimo durante dos años y medio. También aspira a funcionar bajo el esquema de cooperativas como lo logró en Mariara, donde obtuvo exenciones tributarias por parte del alcalde del PSUV del municipio, a cambio de que contratara con cooperativistas de la zona a los cuales súper-explota sin contemplaciones. No es casual que esta planta siga operativa.”"Algo huele mal"“Algo huele mal en el cierre de General Motor de Venezuela”, aseguró Chirino. “De ninguna manera se justifica que la empresa cierre, cuando se sabe que el año pasado ensambló 55 mil vehículos, vendió 90 mil unidades importadas, recibió por ese concepto la suma de 1.300 millones de dólares como lo reconoce el vice-ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias y ahora le anuncian que le entregarán buena parte de los 2.500 millones aprobados por Cadivi."¿Porqué cierran parcialmente, pero se mantienen operativas las líneas de ensamblaje de vehículos de alta demanda y valor comercial y la planta de tercerizados con cooperativas?, se preguntó Chirino.“La tragedia, es que en esta trampa contra los trabajadores está Sinvesoc, los operadores políticos del ministerio del Trabajo, diputados y altos funcionarios del gobierno, que quieren salvarle los negocios a la multinacional a costa de sacrificar la estabilidad, los salarios y las prestaciones de los trabajadores. Por esa razón nosotros repetimos que la crisis la deben pagar las multinacionales, los boli-burgueses, los burócratas de gobierno, pero de ninguna manera los trabajadores”, concluyó Orlando Chirino.





Por: Prensa CCURA Fecha de publicación: 22/06/09

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada