domingo, 19 de julio de 2009

Nadie ve por ningún lado al tal parlamentarismo de calle.



( Yorky Araque)

Preocupado por la situación política y social venezolana, expresa estar el dirigente del Partido Revolucionario Venezolano- Tercer Camino, Mijail Artigas, para quien los venezolanos deben reflexionar y rechazar la manera como el Ejecutivo pretende, sin consultar a nadie y basándose en los diputados arrodillados de la Asamblea Nacional, imponer una serie de leyes.

Artigas sostiene que esas jornadas de parlamentarismo de calle y de consulta al pueblo solo se leen en la prensa y escuchan en los discursos de los diputados, pero en la calle, en la práctica, no se ven por ningún lado. “Desde la Asamblea se están tomando decisiones trascendentales con las que se está poniendo en riesgo el sistema democrático”, aseveró.

-Creemos que es una patraña decir que se hacen asambleas en la calle porque es mentira y si se consulta, será solo a la base y dirigencia del Partido Socialista de Venezuela, manifestó, a la vez que dijo –en su condición de docente- preocuparle sobremanera la Ley de Educación, a la cual los maestros podrían hacer importantes aportes.

Aparte de la imposición de leyes, Artigas sostiene que se están postergando problemas graves y compromisos como las contrataciones colectivas de los petroleros y las empresas básicas venezolanas. “Lo están diluyendo, dirigiendo toda la atención a lo que pasó en Honduras, que se reconoce es grave pero responde a la disputa entre dos derechas, la de Zelaya y la de Micheletti”.

Recalca que los venezolanos están clamando atención y la pronta solución de sus problemas, y, los gobernantes de oposición están exigiendo respeto y reconocimiento público, toda vez que fueron electos por el pueblo, por voluntad popular. “no puede ser que a ellos se les violenten sus derechos –y aún cuando no estamos de su parte- debemos reconocer que se han tomado decisiones que dejan muy mal parada a la democracia venezolana”, afirmó.

Por último, expresó querer llamar al pueblo venezolano a que esté pendiente y reclame sus derechos, “sobre todo la libertad que puede en cualquier momento desaparecer en el país”.

Delincuencia

En el plano regional, Artigas cree que es prematuro juzgar al gobierno de Castro Soteldo, sobre todo porque es necesario reconocer que el estado en que se encontraba Portuguesa no era nada alentador. Sostiene que la impunidad y la delincuencia aún están haciendo de las suyas y que es una necesidad diseñar políticas para solventar el problema de los sicariatos y de los secuestros.

Agrega que en poblaciones como Guanarito, los comerciantes hablan como algo normal del cobro de vacuna y eso preocupa, y es un llamado de alerta para las autoridades regionales. “Hay miedo, y es necesario actuar pronto antes de que las cosas se vayan de las manos”.
www.ultimahoradigital.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada