lunes, 24 de agosto de 2009

INSEGURIDAD, REPRESÍON Y MUERTE: consecuencias de la guerra chavista.

Inseguridad, represión y muerte: consecuencias de la guerra chavista

Dr. Edgar Jaimes, Profesor Titular Jubilado del NURR-ULA, Trujillo.

Según Chávez en el contexto latinoamericano soplan vientos de guerra provocados por el afán del imperialismo yanqui de seguir siendo el gendarme del mundo. Sin embargo, en el ámbito venezolano la guerra de Chávez en contra del pueblo ya comenzó y no por acción del imperialismo y sus lacayos sino a causa de la intolerancia y abuso de poder del gobierno el cual, además de corrupto, es ineficaz e ineficiente para garantizar seguridad ciudadana, agroalimentaria, laboral, ambiental, social y económica para el mejoramiento de la calidad de vida de los venezolanos.
Esto no significa que las décadas anteriores estuvieran exentas de estos problemas, ya que entre 1973 y 1998, según cifras de la OCEI y entre otros organismos defensores de los derechos humanos, se reportaron algo más de 100.000 víctimas fatales producto de atracos, robos, homicidios por enfrentamientos armados y por represión policial-militar.
No obstante, de acuerdo a reportes del INE y PROVEA entre enero de 1999 y diciembre de 2008 se reportaron cerca de 135.000 víctimas por las mismas causas. Hasta julio de 2009 esta cifra superó las 150.000 víctimas.
Según cifras de la propia Fiscalía General de la República, de los casi 16.000 asesinatos cometidos en una década por los cuerpos represivos del Estado, alrrededor de 9.500 continúan impunes porque se desconoce la identidad de los funcionarios.
Otra de las manifestaciones de esta guerra es el enjuiciamiento de dirigentes obreros, campesinos e indígenas. En efecto, ya pasan de 1.500 las personas sometidas a régimen de presentación o juicios por participación en protestas populares. Un ejemplo de ello es el juicio contra 14 dirigentes obreros de Puerto Cabello quienes fueron acusados de narcotraficantes porque trabajan para una empresa que desde hace tiempo trafica con droga. Lo increíble de este caso es que el tráfico de drogas por este puerto es un viejo negocio y bien conocido por las autoridades portuarias. Además, ¿a cargo de qué organismos del Estado está la custodia y seguridad de estas instalaciones?
Otra de las expresiones de la guerra que hoy sufre el pueblo venezolano, es la constante criminalización de las protestas populares, ya que éstas han sido convertidas por el régimen en ilegales; salvo las manifestaciones de apoyo al gobierno, que hasta protección policial-militar tienen garantizada. Solo este año las protestas en todo el país han sobrepasado las 1000, a diferencia de las 800 del año anterior. Ahora resulta que quemar cauchos en la vía o tomar una instalación pública (alcaldías, inspectorías del trabajo o cualquier otra) por no cumplir con sus funciones o actuar en contra de la población, está penalizado hasta con 10 años de cárcel, según el COPP.
La ley contra el terrorismo, que se viene aplicando sin estar aprobada, revierte la carga de la prueba, es decir con esta nueva ley el gobierno puede acusar a cualquier ciudadano de terrorista y, desde la cárcel, éste debe demostrar su inocencia, contraviniendo el principio según el cual toda persona es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad. Semejante barrabasada jurídico-legal sólo es comparable con los juicios sumarios de los regímenes nazi-fascistas.
Violación a la libertad de expresión. Cerraron 35 emisoras por no presentar cuentas, ni poner al día sus papeles. No obstante, Diosdado Cabello, ejecutor de esta medida, tiene desde la época que dirigió CONATEL y otros organismos públicos (ministerios y la Gobernación del estado Miranda) cualquier cantidad de acusaciones e investigaciones por irregularidades administrativas. Hasta el día de hoy, nunca ha sido citado por algún tribunal para que rinda una declaración o contestación por dichas acusaciones.
El cercenamiento del derecho a huelga y a la organización sindical autónoma, ha sido una constante del régimen chavista. Ciertamente, por iniciativa de Hugo Chávez han proliferado los sindicatos "oficiales" y no se permite la sindicalización de los miles de contratados en la administración pública. Algo parecido sucede con las elecciones de PDVSA y el contrato retrogrado firmado en contra de los trabajadores de la educación y el Metro de Caracas. Igual ocurre con los trabajadores de la Costa Oriental del Lago y los de Guayana. Esto da una idea de la política anti-obrera del gobierno.
La Militarización de la estructura del estado es una demostración palpable (¿de la debilidad?) del régimen chavista. Sin lugar a dudas, en el gobierno de HC todo cargo de importancia es ejercido por un militar, activo o no. Esta militarización no ocurrió ni cuando el gobierno de Juan Vicente Gómez, ni en el régimen de Pérez Jiménez. Luego entonces: ¿En qué momento los militares han estado al lado del pueblo? La respuesta es: ¡NUNCA!; ya que los militares siempre han estado en el bando contrario a los intereses del pueblo. Solo han cambiado de nombre y uniforme, pero en el fondo son los mismos “macacos”, con igual fusil. Hoy el país esta ocupado militarmente y eso lo puede ver cualquiera a diario, y no es, precisamente, para enfrentar a ningún enemigo externo, ¡ES PARA ENFRENTAR LA CRECIENTE OLA DE PROTESTAS POPULARES, QUE A DIARIO SACUDEN A VENEZUELA!
El Incremento del gasto militar, por encima del social, es otra de las constantes del régimen chavista. Si se analiza en forma detallada el presupuesto ordinario de la nación, se observará que más se gasta en armamento y personal militar que en las famosas misiones en las cuales, supuestamente, se invierte la mayor parte del gasto social. Otro ejemplo: sólo el presupuesto anual del Tribunal Supremo de Justicia supera ampliamente el de todas las misiones.
Para finalizar, ¿Cuántos han sido los intentos de magnicidio denunciados por Hugo Chávez? ¿Cuántas las amenazas de no enviar más petróleo a EE.UU? y ¿Cuántos los rompimientos y peleas con el gobierno del Presidente Uribe? En lo personal, perdí la cuenta. En lo que si se está claro es que después de cada show vienen acuerdos leoninos con el capitalismo salvaje y mayor recrudecimiento de las medidas económicas y políticas en contra la población.

jaimes@ula.ve

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada