jueves, 26 de agosto de 2010

LAS LEYES DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI CONSOLIDAN EL MODELO CAPITALISTA GLOBALIZADO

AFIRMA DOUGLAS BRAVO

LAS LEYES DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI CONSOLIDAN EL MODELO CAPITALISTA GLOBALIZADO

ENRIQUE CONTRERAS RAMÍREZ

La reforma constitucional planteada por Hugo Chávez, sólo ha servido para consolidar el modelo capitalista de producción, que en el campo de nuestra economía realizan las trasnacionales bajo la figura de empresas mixtas.


Desde luego, que dicha reforma, también conduce desde el punto de vista jurídico-político a establecer una autocracia, donde el presidente concentra todo el poder en forma absoluta, para garantizar al mundo capitalista globalizado la paz social que requieren, para seguir explotando nuestros recursos, acción que lesiona y entrega la soberanía de nuestro país.


Este escenario de paz social y de reformas jurídicas es la condición exigida por las multinacionales del petróleo, gas y carbón, para llevar a cabo la explotación de estos recursos. Esta realidad implica cero paros, nada de huelgas, nada de contratos colectivos, ninguna exigencia reivindicativa. El movimiento obrero, sea del sector oficial y privado, los campesinos, los indígenas, los estudiantes y otros sectores sociales se les quiere maniatar jurídicamente y políticamente, bajo el argumento falaz, que se esta en el camino de la revolución, camino del socialismo.


La presente declaración corresponde al comandante Duglas Bravo, dirigente del PRV-Tercer Camino, quien en abierta oposición frente al régimen chavista, niega que se esta en el camino de una revolución, por el contrario afirma, que el gobierno de Chávez es neoliberal y al servicio del capital trasnacional, lesionando de esta manera la soberanía y los intereses del pueblo venezolano.

¿LAS CONSTITUYENTES Y LAS REFORMAS JURÍDICAS, DE ACUERDO AL CRITERIO DEL PRV- TERCER CAMINO, REPRESENTAN EL REACOMODO QUE DESDE EL PUNTO DE VISTA JURÍDICO Y POÍTICO, EXIGE EL CAPITAL GLOBALIZADO?



Desde luego que sí, recordemos que las anteriores constituciones en su mayoría, aún en el marco del capitalismo, tenían un carácter estadístico que amparaban innegablemente ciertas posturas nacionalistas. Esta contradicción, había que abolirla, puesto que el capitalismo globalizador se distingue por su ferocidad privatizadora y por reducir el rol del estado a su mínima expresión. Es aquí cuando aparece la formula de impulsar las constituyentes derivadas y no originarias, puesta que estas son producto de hechos constituyentes originarios y revolucionarios.
Se expande por todo el continente-continua afirmando Duglas Bravo- la idea de las constituyentes derivadas, para producir constituciones en plena correspondencia, con la globalización capitalista. Veamos un ejemplo: cuando Caldera inicio la apertura petrolera, la Universidad Central de Venezuela, respondió convocando al juicio a la apertura, que culmino con una demanda ante el Tribunal Supremo de Justicia por violación a la Constitución del año 1961. Cuando la constituyente del 99, sanciona la nueva constitución, las privatizaciones adquirieron carácter constitucional. Tremenda paradoja esta, entre la Constitución del Pacto de Punto Fijo y la Constitución Bolivariana.



Pero lo lamentable de toda esta tragicomedia, es que Hugo Chávez, junto Alí Rodríguez, fueron fuertes oponentes a la apertura que quería imponer Caldera y firmaron la demanda contra la apertura petrolera. Ahora ellos son, en condición de gobierno, los impulsores decisivos de la apertura petrolera, incluso fueron más allá que el propio Caldera, al convertir a las trasnacionales petroleras en socias propietarias del Estado venezolano a través de las empresas mixtas.

¿ENTONCES, EL GOBIERNO DE CHÁVEZ NOS LLEVA A LA CONSOLIDACIÓN DE UNA AUTOCRACIA, EN ARAS DE CONSOLIDAR LOS INTERESES DEL CAPITAL TRASNACIONAL?



Allí esta, el centro de la discusión, pues en el populismo de Chávez, se disfraza la verdadera intención de entregar al país al capital trasnacional. En rigor, la reforma constitucional completa los cambios jurídicos y políticos, que requiere la modernidad capitalista, capaz de permitir leyes como la de tierra, seguridad social, gas y la de hidrocarburos, todas ellas lesionan la soberanía y van en detrimento de nuestro pueblo.



Por ejemplo, todos los convenios en materia petrolera, gas y carbón, constituyen en la práctica la aceptación plena del ALCA, pese a los desplantes nacionalistas y antiglobalizadores del Sr. Presidente. Podemos hablar con claridad y decir que el ALCA energético se implantó en Venezuela; es decir, la recolonización avanza, minando las bases de la soberanía.
Justo es reconocer- nos dice Duglas Bravo de manera afirmativa- que la tendencia patriótica-revolucionaria de civiles y militares en el seno del gobierno, ha hecho resistencia a los planes de recolonización.



Ahora bien, a escala continental aparece la “Carta Democrática”, que justifica la intervención extranjera, en las naciones y en los pueblos y que este gobierno termino firmando. La prohibición de las revoluciones, quedo sancionada con la famosa “Carta Democrática” que tanto promovió Estados Unidos.. A los pueblos que emprendan revoluciones calificados de terroristas, tendrán como respuesta la agresión militar de los invasores.

¿A TODAS ESTAS, DONDE QUEDA EL MODELO DEMOCRÁTICO QUE TANTO SE PREGONA POR EL GOBIERNO EN EL PAÍS?



La democracia en los países capitalistas o socialistas, se basan sobre relaciones de poder, aparece como dictadura de la clase que esta o se encuentra en el poder, tiene en consecuencia un carácter de clase y de hecho existe sólo para los que estan dentro de ese poder. De esta forma la democracia que conocemos siempre se ha expresado y constituye la forma de dominio de clase, allí se coloca todo el potencial ideológico y político de la lógica para la dominación, haciéndola aparecer como iniciativa del pueblo y de esta manera se pasa a dominar a las muchedumbres.




Elaboran una constitución, bien sea con el perfil del capitalismo o del llamado socialismo, pero como constitución al fin, establece un parlamento y otros organismos representativos, como el Poder Judicial, el Poder Moral, el Poder Ejecutivo, el Poder Electoral-entre otros- crean el derecho general al voto y las libertades políticas formales. Sin embargo no hay posibilidades de utilizar “estos derechos democráticos” pues son simplemente hechos formales, donde las inmensas mayoría no tienen acceso, como el derecho al trabajo, el derecho a la vida, el derecho a la salud, el derecho a la vivienda, el derecho a la educación gratuita, el derecho al ocio, pues son simplemente hechos formales, donde las mayorías no tienen acceso, incluso en el voto, ya que los partidos y no el pueblo impone los candidatos.



De allí que estas “democracias” hasta ahora conocidas, sólo han servido para encubrir los objetivos reales de la política que en la clase en el poder lleva a cabo, porque esta sustentada en la relación de poder. Por eso creemos que la libertad y la democracia se construyen, se hacen y renacen en las luchas y revueltas de los pueblos y se da cuando los que han sido silenciados y manipulados hablan y son escuchados.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada