domingo, 22 de noviembre de 2009

KAMARITA


KAMARITA

Durante 90 días de 1.974, conviví en el Piedemonte Andino, en la Escuela de Cuadros del PRV, con el Kamarita Daniel Buitriago.

Jefe Político- Militar de 50 activistas de RUPTURA, quienes fuimos concentrados allí por el Partido, después de la Gran Huelga de la Bananera, en El Guayabo del Yaracuy.

Para enfrentar la Gran Crisis Mundial, en plena gestación, diagnosticada en su Libro LA CRISIS, por el economista marxista, ERNEST MANDEL, en 1.970.

Crisis de sobreproducción, de la cual no saldría el Sistema Capitalista, según Mandel, sino resentido o brutalmente aplastada la clase obrera, con una gran derrota histórica a cuestas, caracterizada por gigantescas hambrunas, guerras genocidas, invasiones militares, Inflación de 3 dígitos, desempleo del 50%, recesión económica nunca vista, pandemias letales, demagogia galopante, populismo burdelero, dictaduras neo-fascistas y frustrachera colectiva.

Para que todos estos males, no corrompieran la moral revolucionaria del PRV y nos aventaran por el precipicio del revisionismo, del oportunismo, del electoralismo y la conciliación de clases, que ya tenían eminentes representantes en el Comité Central del PRV, llegó, precisamente, el Kamarita con su AKA-47, colgando del hombro izquierdo, hasta el frente de la Columna Guerrillera.

Aquel guerrero curtido, zamarro, observador. Pícnico, fibroso y sesentón, con su barba rala encanecida, semicalvo, me dió la impresión, muy literaria, de ser un injerto de Lénin con Mao Tse Tung.

Su mirada asiática y desconfiada, rompía todos los esquemas protocolares, con un anecdotario a flor de piel, lo cual imaginé, sin ninguna referencia bibliográfica, sería muy de Ulianov, con sus amigos más queridos.

En cambio, analizándolo más de cerca, sus pensamientos rurales ancestrales, su filosofía campesina, tan parecida al I’CHING (El LIBRO DE LAS MUTACIONES) y a ZUN TSU, en su Clásico sobre la Guerra, me dibujaron al Gran Timonel Chino, en LAS Cuevas de Yenán.

Su pícara sonrisa llanera, siempre abría un paréntesis de sinceridad proletaria, al dar rienda suelta a su mitomanía exuberante, misteriosa y pedagógica.

Todas sus aventuras desmesuradas, en la Guerra y en el Amor, tenían la belleza natural de los Cuentos de Kurosawa y el sub-realismo erótico de Luis Buñuel.

Eso sí. Predicaba hasta sus errores y debilidades, con la fortaleza de un soldado, quien no se ofrece, pero tampoco se niega, a morir en el frente de batalla, cuando los tiempos y las circunstancias lo apremien.

Era, para decirlo pedantemente, un marcapaso de disciplina impostergable.

El HOMBRE que llega tarde, Kamarita -insistía con vehemencia cotidiana- pierde la iniciativa y en la batalla de la vida, Kamarita, quien pierde la iniciativa, pierde la guerra.

Nos repetía, hasta el fastidio, con la convicción milenaria de un Samurai invicto, en mil combates y amoríos:

En el amor, Kamarita, como en la guerra, no basta con el ataque, es necesario el asalto. Chivo que se devuelve, KAMARITA, se desnuca.

Cuando deje de ser Guerrillero, KAMARITA, haga como el cachicamo, entiérrese en vida, y espere las próximas batallas. Si no hay más enfrentamientos, resígnese a morir. Sin lucha armada, no hay porvenir. Dejar de ser Guerrero, es la peor de las maldiciones que un Hombre de Verdad-verdad pueda soportar.

No le tema a la Guerra, Kamarita. En La Guerra se mata o se muere. Pero se cae o se triunfa con dignidad. Téngale miedo, Kamarita, a la Paz.

En la Paz, quien no vive pobre y perseguido, con mentalidad de guerrillero, se corrompe. Se pone precio y se prostituye. Se vende. Se alquila. Degenera. Se convierte en Sapo O en Payaso, Kamarita. NO LO OLVIDE! La Guerra desangra el cuerpo. La Paz desmoraliza el alma. La Guerra NOS VUELVE CRUELES, pero La Paz nos transforma en COBARDES.

OH…KAMARITA!

Gracias por habernos dejado tus enseñanzas en LA ÚLTIMA ESCUELA DEL PARTIDO. Han pasado 30 años de tu asesinato, artero y calculado, asqueroso y vil.

A los 30 años de tu Siembra, te rendimos un Homenaje Solemne, en el Valle de los Héroes que no han Muerto.

Hoy develamos en tu Honor esta Estátua de Agradecimiento, ante tu sarcófago de Irreverencia Subversiva.

La Gran Derrota Histórica de la Clase Obrera se consumó, tal como Mandel, lo previó, KAMARITA. Menos mal que Usted Kamarita, no tiene la desgracia de contemplarla de cuerpo presente.

La Humanidad soporta la explotación más infame, desde la derecha, con el clásico imperialismo de las barras y las estrellas. Y, ahora, desde la izquierda, con la ROBOlución

de las NARCO-CHULOCRACIAS CÍNICO MILITARES del ZOOcialismo del Siglo XXI a.d.C.

Nosotros, seguimos tu Ejemplo, en las catacumbas de los cachicamos, afilando los machetes, para volver a empezar LA LUCHA, en esta o en la otra vida, tal como nos enseñaste…VENCEREMOS…KAMARITA!

“NUNCA ESTÁ TAN CERCA LA VICTORIA

COMO CUANDO TODO PARECE PERDIDO”.

SIMÓN BOLÍVAR.

DR. FRANCISCO FERRER

franrofe999@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada