jueves, 8 de octubre de 2009

EL ASESINATO DE UNA ILUSÍON



EL ASESINATO DE UNA ILUSIÓN.


Violento Desalojo del Corazón de la Comuna Tierra y Hombres Libres en Barquisimeto.

Por: Juan Carlos La Rosa, Roland Denis. Sistema Zamora Libre.


“Dejar a esos invasores ahí sentaría un precedente horrible y definitivamente rayaría nuestra ciudad.. No creo que el gobernador vaya a permitir que un grupito de resentidos eche por tierra todo el esfuerzo que se ha hecho para atraer inversionistas a Barquisimeto”


“En Barquisimeto SOBRA donde construir casas a esta gente para que vengan de caprichosos a querer vivir en frente del Sambil a lo arrecho. Eso me parece un abuso y es egoísta sabiendo que esos terrenos son el bastión de modernidad de esta ‘y que’ ciudad, que espera un poquito de decencia y desarrollo urbanístico desde hace décadas”. “Dejar a esos invasores ahí sentaría un precedente horrible y definitivamente rayaría nuestra ciudad.. No creo que el gobernador vaya a permitir que un grupito de resentidos eche por tierra todo el esfuerzo que se ha hecho para atraer inversionistas a Barquisimeto”

“Al final Henry si actuó, y por ahí salió una señora de las desalojadas insultándolo y calificandolo de “escualido” (para esta gente esa palabra es insulto)…”


“Hoy es el turno del oprimido” Roque Dalton


Mas de 200 policias hicieron el trabajo de desalojar a golpes, sangre y fuego la toma del triángulo del este, frente al “Centro Comercial Sambil de Barquisimeto” que sostenian ciudadanas y ciudadanos de 33 comunidades del periferia urbana de Barquisimeto y familias sin techo, dejando un saldo de mas de veinte heridos, algunos de gravedad, en su mayoría mujeres y mas de 200 detenidos, la Policía Regional destruyó dos churuatas comunales que simbolizaban el corazón de la vida colectiva en resistencia de estas comunidades. Después del desalojo la cúpula larense del Partido de Gobierno (PSUV) declaró contra la toma de estos terrenos, deslindándose claramente de los sectores “anárquicos” que la liderizaban, sin embargo, hemos podido constatar el descontento de sectores populares de la base del mismo partido con esa posición, aún mas después del salvaje desalojo ordenado por el Gobernador.

La policía esta imputando al menos a cinco de los detenidos por porte de armas, versión desmentida por los ocupantes desalojados, quienes denuncian forjamiento de expedientes por armas y drogas para criminalizar y penalizar a los luchadores y luchadoras sociales detenidos. Ya este modo de operación lo ha hecho la policía en Caracas contra dirigentes de los Sin Techo del área Metopolitana.

Entre los detenidos se encuetra Carlos Sieveres, activista del Frente Revolucionario de Inquilinos y Ocupantes, organización fundadora de la Plataforma por los Derechos del Pueblo y de nuestro Sistema Zamora Libre, palabra del pueblo en lucha. En estos momentos toda la prensa privada y los “dueños” del lomito inmobiliario celebran el desalojo ejecutado por Henry Falcón, lo que evidencia para quién trabaja la clase politica en Lara y a quién obedece la cúpula del PSUV regional. Consideramos inaceptables los argumentos vergonsosos con los que esta dirgencia pretende criminalizar a la propia base social de la revolución.

Igual situación se repite en Caracas, y en otras ciudades y regiones del país, donde el modelo de desarrollo impulsado a nombre del socialismo es el mismo que defienden los opositores de la oligarquía financiera, como en el Zulia donde se criminaliza y trata de quebrar a la resistencia indígena que lucha contra el plan minero carbonífero en la Sierra de Perijá. Como en Sifontes, al Sur de Guayana, donde el gobierno y la CVG apoyan los convenios con las trasnacionales del oro, contra las comunidades indígenas y de mineros artesanales, disloviendo la misión que inicialmente los organizó y manteniendo preso a Carlos Chancellor, alcalde electo con la mayor votación de todo el país (75%), por el “crimen” de acompañar la protesta popular contra la mineria trasnacional.

Nos sentimos en la responsabilidad de explicar a nuestros lectores la naturaleza de la lucha y del conflicto por la tierra y por la vida digna del movimiento popular urbano en Venezuela.


A mediados del mes de agosto en Barquisimeto la Comuna Tierra y Hombres Libres con el Frente Revolucionario de Inquilinos y Ocupantes (FRIO) ocuparon siete hectáreas de terrenos baldios, conocidos como el triángulo del este, en el centro de la Ciudad, donde las clase politicas y empresariales negocian y proyectan un desarrollo privado urbano habitacional y comercial que les permita consolidar la ciudad que ellos quieren, la ciudad del privilegio, privando a los excluidos de los sectores populares del centro urbano y político de la ciudad, tratando de mantenerlos a raya en la periferia, bajo la apropiada vigilancia de la policía en los barrios del oeste que para el orden burgués son las nuevas cárceles de los que no pueden incluir y controlar, de los antisociales, las carceles de la miseria.


Barquisimeto con la llegada de Henry Falcón a la Alcaldía, Barquisimeto se suma francamente a la tendencia administrativa del municipio ideal, de la ciudad perfecta, con un centro seguro y consolidado, libre de desequilibrios y desorden, un centro del poder y de privilegio, sin marginales ni buhoneros. El poder burgués conciente de no poder eliminar la miseria, de no poder solucionar los desequilibrios que genera el propio sistema de desigualdades, se conforma con maquillarlo adornarlo, escondiendo en lo posible sus defectos.


El paradigma de este modelo parece ser la Nueva York de Guliani y Bratton, en Latinoamérica, parece ser Medellín, donde se limpió y maquilló la miseria y se legalizó la violencia, para mostrar una ciudad ordenada y segura, aplicando una versión tropical y paisa de la famosa doctrina de la “cero tolerancia”, que reune todos los mecanismos de control social diseñados y ensayados en el mundo para consolidar una administración corporativa neoliberal de las ciudades y centros urbanos, poniendo a buen resguardo a las mayorias populares y a las minoridades. Esta gestión y La “camisa negra” del medellinés “Juanes” son la vitrina de la administración de “seguridad democrática” de Álvaro Uribe Vélez.


El movimiento popular de Medellín resiste sin embargo de múltiples maneras a un orden donde no hay cambios profundos a favor de la justicia social y la dignidad humana. Nuestras “modernas” ciudades hechas como una copia de las ciudades industriales americanas y europeas, hijas bastardas de las ciudades burguesas, reservan el centro político y urbano para el privilegio y para el ejercicio excluisvo del poder de la minoría adinerada.


Los movimientos de resistencia social por techo y vivienda digna rechazan este esquema histórico excluyente y proponen la ocupación de los centros urbanos por los sectores populares, rehaciendo la gobernabilidad a favor desde una democracia territorial basada en el derecho por ocupación. Hoy en Venezuela, amplios sectores sociales en lucha que han sido fabricantes anónimos de la oportunidad de cambio social que se abrió con dolor y sacrificio desde 1989, trabajadores, pobladores sin techo, campesinos e indígenas ven rotos los precarios lazos de diálogo con una gobernabilidad que en su nombre y en nombre del “socialismo del siglo XXI” traiciona las metas históricas de las luchas sociales, que le dieron origen, base y posibilidad. Estas contradicciones no tiene espacio alguno en los medios privados y del estado, tampoco en gran parte de los llamados comunitarios que se conforman con reproducir la propaganda oficial y las periqueras entre el gobierno y la oposición, evidenciando que la dictadura mediática es un consenso nacional contra el verdadero corazón de las contradicciones de clase y de las verdaderas luchas por la justicia y la dignidad.


Las luchas sociales hermanas del continente son ampliamente difundidas en los medios del estado para justificar lo esfuerzos de la politica exterior gubernamental, pero a la hora de saber de lo que nos ocupa como pueblo en nuestro territorio, en nuestro contexo de lucha por la democracia, la justicia y la dignidad, por el techo, por los derechos de los trabajadores,etc., solo basta la versión de una gobernabilidad “rojita” que no escucha a su propio pueblo ya que le basta la voluntad y fuerza devenida de la siempre milagrosa administración de la renta petrolera.


La toma del Triángulo del Este, desalojada por las FAP de Lara, era el corazón de un caracol de tomas urbanas populares en Barquisimeto. Estos hombres y mujeres sin techo están muy lejos de las vergonzosas declaraciones acusatorias del “gobernador bolivariano”, donde habla de la “anarquía” de “algunos sectores” sin mencionar a quienes se refiere, lugar común de ministros y funcionarios cuando alguien les desordena el “show socialista”.


Estas tomas y ocupaciones son el proyecto en desarrollo de un modelo de ciudad y de gobernabilidad que realmente organice el poder del pueblo y cumpla las metas de justicia de los pobladores, son parte de una nueva gobernabilidad popular y soberana, constituyente, que se funda en la movilización del pueblo, como esta sucediendo en todo el continente, como sucede en Honduras donde la única garantía de soberanía la sostiene el pueblo en la calle, una patria que nace en el vientre de las luchas, la única patria posible.


En nuestro país sucede lo mismo y esto no tiene nada que ver con manitos blancas ni shows opositores, pero la burocracia, cómplice confesa del viejo régimen de privilegios, hace tabla raza en los medios y cada vez mas en los porrasos de la policía.


La impunidad y el ocultamiento, como en los asesinatos de campesinos e indígenas será seguramente la regla aplicada en este caso.


Hacemos votos y esfuerzos incansables por la organización y la movilización del pueblo por sus derechos, sin esperar mas milagros que el inapagable milagro de su propia dignidad.


Plataforma por los Derechos del Pueblo.


Sistema Zamora Libre, palabra del pueblo en lucha.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada