miércoles, 21 de octubre de 2009

VARGAS........IN MEMORIAN Francisco Ferrer

V A R G A S
….IN MEMORIAN:
A LOS 40 AÑOS DE SU MÁGICA
SEGUNDA MUERTE.

Salió de la Facultad a ejercer la profesión de Vivir. Buscaba febril-mente una trinchera, para curar sus pasos. Montado en un etetoscopio azul, recitaba de Romain Rolland, su estrofa predilecta:

”AUN SIN ESPERANZA…LA LUCHA …ES LA ÚNICA ESPERANZA”.

EL MUGRE (su distintivo sobrenombre) era un subversivo trascendental, con la piedad a flor de piel, con la amistad en las huellas oculares, sin dudas metafísicas en el ábaco del alma.
Intuía que la vida es dialécticamente concreta o no es vida, pero la Muerte es antológicamente abstracta y siempre llega, para todo amante de la Belleza, en el mejor día de la experiencia.
Nació para ser un trotamundo, Un damnificado de La Medicina. Un Caballero de la Alegría . Un combatiente pacífico, pero no pacifista. Un poetario del crucifijo, quien odiaba cualquier cruz que no cantara.

Casi parecía, perdonen el lugar común, un iluminado de cal y canto, un devoto diamantino de las causas populares. Un
Ñángara de la Revolución Permanente.

Pasó 20 años con sus ferhormonas incandescentes, pintando arco iris entre sus novias de seda y sueñosl. Mientras más les hacía el amor, más deseaba hacer la Revolución.
En medio de la Rebelión Planetaria de los 60, se hizo un Hombre en Armas, para dejar de ser un simple ciudadano desarmado. Salió de la legalidad y se hizo amigo de todas las cuevas en el vientre de Los Andes.

Su alquimia guerrillera colgaba en la Cruz de Caravaca, que su Madre, habíale sembrado en el cuello, cuando partió de su seno, a recorrer el mundo. Peregrinó en tumultos, huelgas, motines y manifestaciones anti-imperialistas, durante unos 10 años. Siempre con un panfleto terciado en la sonrisa y un buen humor a toda prueba. Un carácter optimista, pedagógico, solidario, aprendido en mil y una noche de cantinas o serenateando a sus pavitas más bellas, reales o imaginarias.

Se hizo segunda voz en las rancheras del difunto Pedro Infante. Su Pastor de los Insomnios era José Alfredo Jiménez. Su Maestro Espiritual era un tal Jesús de Nazareth. Después, por un golpe del destino, se hizo escolta del Padre Wuytack, hasta llegar a las guerrillas del PRV-FALN.

Allí, tomó un post-grado de SOCIALISMO LIBERTARIO . Decidió, con el CHEMA Y FABRICIO, especializarse en Insurrección Combinada con Imaginación Proletaria. .Allí aprendió el Arte del Fuego y la Candela. La Técnica del anarquismo estético. La Dialéctica de la Subversidad pequeño-burguesa. La Lógica de la Perseverancia. La Retórica del Silencio. La Ciencia de la Inmortalidad encaletada.

Un día, de los miles que pasó con su FAL en el combate, se le ordenó fusilar a un guía campesino, sobornado por el Ejército. Como un buen soldado, ni se ofrece ni se niega, salió a cumplir su tarea de verdugo. Capturó amablemente al campesino. Le hizo ver el tamaño de su error. La traición a su Patria. La deserción de su Espíritu. La vergüenza de su familia.

Al terminar su exposición, el mismo campesino, pidió lo fusilaran, porque ya no tenía una razón para vivir.

Vargas ordenó a sus hombres, le cavaran una tumba al sentenciado. Le puso la mano en el hombro. Lo llevó de frente al viento y ordenó al Oficial del día, un disparo bien certero al corazón.
Cuando el cadáver cayó en el fondo del hueco, Vargas se asomó al borde de la tumba y al constatar la defunción, vio con asombro, cómo el campesino fusilado, tenía la cara de quien lo había condenado a muerte. Es decir de Vargas(a)El Mugre..
Vargas comprendió, que había fusilado a su propia humanidad. En ese mismísimo instante, la Cruz de Caravaca, cayó desde su pecho hasta el pecho desflorado del cadáver.

Un verso retumbó en su conciencia:
“CUANDO REPIQUEN LAS CAMPANAS:
NO PREGUNTES QUIÉN MURIÓ,
EL MUERTO ERES TÚ MISMO
…Y NADIE MÁS”
Desde ese día, VARGAS, supo, sin apelación, cuál era su Destino en el fondo de una tumba, pues había sido fusilado, junto con aquel desertor, que al final, era un humano como él. La sangre de aquel Caín, lo había convertido en un Caín peor, porque “TODO HOMBRE ANTE EL PAREDÓN…ES INOCENTE ” y quien lo mata, con cualquier explicación, siempre es condenado por la Historia y la Conciencia.

VARGAS… siguió en el combate, hasta que el Partido se pacificó en 1.979, PERO
El no aceptó pacificarse. El sólo sabía hacer La Guerra y en la Guerra moriría. Como la guerra había sido cancelada en Venezuela, se marchó, con su morral repleto de pólvora y clorato, a las Montañas de Centro América. Allí muríó en el Combate de Piedras Blancas, un día como hoy, con la Cruz de Caravaca, disparando su epitafio:

“HAY QUE VIVIR DEL SACRIFICIO
O SACRIFICARSE PARA VIVIR”
MARACAIBO 21 DE OCTUBRE 2.009
DR. FRANCISCO FERRER.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada